Seminario sobre Inventiva Aplicada

Seminario sobre “Inventiva aplicada” 

“Las buenas prácticas de la actividad inventiva”
Actividad arancelada

Fecha: Sábado 26 de julio de 2014.

Lugar: Cramer 450. (Escuela Del Sol, en el barrio de Colegiales)

Horario: De 9 a 15hs.

Destinatarios: Inventores, diseñadores industriales, tecno-emprendedores, ingenieros, arquitectos, docentes y directivos de PyMes.

Disertantes: Eduardo R. Fernández. (Inventor profesional y consultor de la OMPI), y Gabriel R. Peláez (Agente de la Propiedad Industrial). 

Organizadores: Foro Argentino de Inventores, Cámara Argentina de Inventores Profesionales, Escuela Argentina de Inventores, y GRP & Asociados (Agentes de la Propiedad Industrial).

Informes e inscripción: A partir del 30 de abril. (Vacantes limitadas)
y http://www.forodeinventores.com.ar 
Tels.: 4-220-5994 / 15-6-043-1604

Programa:

1. Creatividad aplicada para inventores.
2. Gestión de la innovación – Desde las ideas a los negocios. 
3. Estrategias de patentamiento.
4. Cómo presentarse con éxito en la Exposición Internacional de Inventos. Ginebra – 2013.
5. La práctica profesional de la actividad inventiva.
6. Cómo buscar y negociar con inversores.
7. Cómo fabricar nuestro invento en Asia, con ventajas competitivas, y a escala global.
8. Cómo detectar oportunidades técnicas y comerciales.
9. Estudio de casos prácticos.
10. Bibliografía recomendada.

Seminario de creatividad aplicada

“IdeAcción y CreActividad”© (Como generar, evaluar, seleccionar, e implementar ideas creativas) Sábado 26 de julio de 2014, de 9 a 15hs. Cramer 450, Ciudad de Buenos Aires. Por Eduardo R. Fernández. (Inventor profesional, experto en creatividad y gestión de la innovación) Informes e inscripción: Tels.: 4-220-5994 / 15-6-043-1604 / Arancel: $400.- PROGRAMA MÓDULO I: ¿Qué es una idea? ¿Qué formas tienen las ideas? ¿De dónde vienen las ideas? ¿Qué clases de ideas hay? ¿Para qué sirven las ideas? Ejercicios de aplicación. MÓDULO II: ¿Cómo estimular la generación de ideas? ¿Cómo se selecciona y evalúa una idea? ¿Cómo se ordenan y clasifican las ideas? ¿Cómo planificar en base a una idea? ¿Cómo proteger una idea? Ejercicios de aplicación. MÓDULO III: ¿Existe la creatividad? ¿Qué es la creatividad? ¿Para qué sirve la creatividad? ¿Cómo sabemos si una idea es creativa? ¿Somos todos creativos? ¿Puedo aprender a ser creativo? Los roles de la creatividad. Los mitos de la creatividad. Las barreras de la creatividad. Ejercicios de aplicación. MÓDULO IV: ¿Cuáles son las etapas de la creatividad? ¿Cuál es la dinámica de la creatividad? ¿Cuáles son las áreas de aplicación de la creatividad? ¿Existe la creatividad grupal? ¿Cómo planificar, desarrollar e implementar un proyecto creativo? Ejercicios de aplicación.

Plan Operativo para Inventores Profesionales

 

1).-Idea.

 

2).-Dibujos.

 

3).-Maqueta representativa.

 

4).-Búsqueda de antecedentes. (http://www.uspto.gov y http://www.delphion.com)

 

5).-Propiedad Intelectual. (Moreno 1228, de 9:30 a 13:30hs).

 

6).-Prototipo funcional. (Investigación y desarrollo) [Inversores.]

 

7).-Patentamiento en el país de origen. (Carpeta técnica y Plan de Negocio)

 

8).-Patentamiento en el exterior. (EE.UU y Europa) [Inversores.]

 

9).-Exposición internacional de inventos. Ginebra – Suiza: http://www.inventions-geneva.ch/

 

10).-Transferencia de la tecnología. (Comercialización, licenciamiento, asociación, o venta de la patente)

Cámara Argentina de Inventores Profesionales (CAIP)

 

La CAIP, es un organismo fundado en el año 2006, con el objetivo de convocar y capacitar a los inventores profesionales de nuestro país, que han creado PyMEs, de base tecnológica, en base a sus desarrollos inventivos.

 

Los principales programas de la CAIP, están relacionados con la elaboración de estadísticas sobre la Gestión de la Innovación y la práctica profesional de la actividad inventiva, seminarios y exposiciones específicas, tanto a nivel nacional como internacional.

 

La CAIP, tiene estrechos vínculos de cooperación con el FAI (Foro Argentino de Inventores), la EAI (Escuela Argentina de Inventores), la FB (Fundación Biro – Inventiva y Educación), la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual), y el CPI (Centro de Propiedad Intelectual de la Universidad Austral).

 

Más información en:

 

http://archivo.fortunaweb.com.ar/ed_0257/man03.html

 

http://www.el1digital.com.ar/index.php?idPage=20&idArticulo=21794

 

Prensa

Fundación Biro

QUIÉNES SOMOS:

 

La Fundación Biro es una institución sin fines de lucro que tiene como

objetivos permanentes formar y estimular actividades y proyectos

relacionados con la inventiva y la educación.

 

Nuestra fundación fue creada en 1989, año del centenario del nacimiento de

Ladislao José Biro, el inventor del bolígrafo, como un medio para el desarrollo

de la capacidad inventiva de los inventores argentinos.

 

La Fundación Biro cuenta con el auspicio de la OMPI (Organización Mundial

de la Propiedad Intelectual), con sede en Ginebra, Suiza.

 

PRINCIPIOS

 

• Promover la actividad inventiva argentina, a través de la educación,

como una labor fundamental para el progreso social y comunitario, a

través de la creatividad y la innovación tecnológica, orientada hacia la

generación genuina de fuentes de trabajo y la solución de problemas

humanos vinculados con lo tecnológico y de interés general.

• Impulsar el pensamiento innovador con la investigación aplicada a

situaciones económicas, políticas y sociales.

 

OBJETIVOS

 

• Desarrollar programas de acción para la promoción, en todos los niveles

educativos y culturales, del valor social de la actividad inventiva.

• Apoyar el programa educativo de la Escuela Del Sol, por ser un modelo

ya experimentado que incluye los principios mencionados.

 

PROGRAMAS DE ACCIÓN

 

• Organización del Premio Nacional a la Inventiva “Ladislao José Biro”.

• Fomento de las actividades de la Foro Argentino de Inventores (FAI).

• Fomento de las actividades de la Escuela Argentina de Inventores (EAI).

• Fomento del programa pedagógico “Olimpíada Argentina de

Inventiva”.

• Apoyo a los programas educativos de la Escuela Del Sol, y el Programa

Inventar.

• Cursos de capacitación docente.

• Becas educativas.

• Concursos, conferencias, simposios, congresos, exposiciones y

seminarios sobre Innovación, Propiedad Intelectual, Propiedad

Industrial, Creatividad y la Práctica de la Actividad Inventiva.

• Formación de la Biblioteca del Inventor.

• Creación del Museo de inventos argentinos.

• Formación del Fondo de Inversiones Tecnológicas (FIT), para la

promoción de vínculos entre los inversores, los empresarios y los

inventores argentinos.

• Servicios de Investigación y Desarrollo para empresas.

• Intercambio internacional.

La importancia de proteger una invención


La importancia de proteger una invención

 

 

Autor: Gabriel Peláez, agente de la Propiedad Industrial, y miembro honorario del Foro Argentino de Inventores. (20-11-2006).

 

 

1).- El valor de una invención:

 

En el mundo de hoy las oportunidades económicas no sobran, y la competencia es cada vez más despiadada. Por este motivo, cada vez más, los emprendimientos se basan en los puntos fuertes de quienes los lanzan.

 

En este sentido, quienes poseen la capacidad de inventar cuentan con una ventaja comparativa, que los posiciona mejor respecto de sus competidores. Esto ha alcanzado una importancia tal que ya se habla de capital intelectual, e incluso en las grandes firmas se contabiliza los denominados “activos intelectuales”, dentro de los cuales se cuentan el personal con capacidad para producir innovaciones técnicas, y las patentes obtenidas por la firma.

 

Por lo tanto, es muy importante que el inventor (sin perder la objetividad), sea consciente de que sus ideas pueden tener un gran valor en el mercado, aunque alguna vez pueda recibir opiniones interesadas que desmerezcan su proyecto.

 

La experiencia muestra que, ante una novedad que pueda reportar buenas ganancias, algunos inventores buscan su lanzamiento en gran escala, para lo cual mantienen entrevistas en las que revelan sus ideas. Suele suceder que la primera respuesta es restarle importancia a la novedad y al cabo de un tiempo se ve, con sorpresa, que quien dijo que la novedad no servía, la esta usando en su propio provecho.

 

2).- Mantener el  secreto o salir al mercado:

 

Las malas experiencias llevan a que se plantee una alternativa muy difícil:

a).- Mantener la invención en secreto y perder oportunidades, incluso corriendo el riesgo de que alguien solicite una patente sobre el mismo tema. O bien,

b).- Salir al mercado a ofrecer el invento y correr el riesgo de ser copiado.

 

Sin embargo, de lo que se trata es de aprovechar el beneficio económico de la invención y, a la vez, de tomar todas las precauciones para que el esfuerzo invertido no sea capitalizado por otro. En este sentido las leyes de patentes y marcas, propiedad intelectual y confidencialidad expresan los derechos que  les asisten a los inventores y/o creadores.

 

Por lo tanto, no se debe subestimar la importancia de tomar todos los recaudos legales necesarios para evitar la usurpación de una invención.

 

3).- ¿Para qué sirve una patente?

 

De todas maneras, la protección de una invención no es algo automático. Se trata de un derecho del que el inventor puede hacer uso o no. Por lo tanto, cuando el inventor solicita una patente para su invención, se podría decir que expresando dos cosas:

 

1).- Que hace uso del derecho que la Constitución y la ley de Patentes de Invención le ofrece. Y,

2).- Que busca un derecho exclusivo (porque le permite excluir a otros de explotar su invención).

 

En definitiva, una patente de invención o un modelo de utilidad son títulos que concede el Estado y que permiten al inventor disfrutar de ser el único que pueda explotar su invento por períodos que oscilan entre 10 a 20 años.

 

4).- Requisitos para obtener una patente:

 

La ley 24.481 (de Patentes de invención y Modelos de Utilidad), define que los requisitos esenciales para obtener una patente son:

a).- Novedad absoluta.

b).- Aplicación industrial.

c).- Altura inventiva. (No obviedad).

 

Es muy importante tener en cuenta el requisito de novedad ya que si el inventor pone su invento en el mercado antes de solicitar una patente, él mismo está destruyendo la novedad y cerrando la posibilidad de patentar.

 

Con respecto a los Modelos de Utilidad, son los que se podría denominar como patentes para las mal llamadas “innovaciones menores”, principalmente aplicadas a herramientas y objetos menores. En este caso no hace falta que la innovación posea altura inventiva que se exige para una patente de invención.

 

 

 

5).- Recursos gratuitos para el inventor:

 

Como uno de los requisitos esenciales para obtener una patente es que la invención sea novedosa, es importante hacer búsquedas en bancos de datos de patentes para saber cuál es el estado de la técnica.

 

En la actualidad hay bancos de datos gratuitos que están disponibles por la Internet, y a los cuales se puede consultar antes de solicitar una patente. Entre otros se encuentran los siguientes:

·      www.delphion.com

·      www.uspto.gov  (Perteneciente a la Oficia de Patentes de los EE.UU)

 

Por supuesto que esta información puede ser complementada mediante el intercambio y mayor capacitación que el inventor puede alcanzar con sus pares en el marco del Foro Argentino de Inventores (FAI), de la Escuela Argentina de Inventores (EAI).

 

6).- Lo más importante es la solicitud de la patente:

 

Para quien presenta por primera vez una solicitud de patente, los trámites aparecen como lo más complicado. Esto se debe a que es necesario preparar una voluminosa documentación y concurrir numerosas veces a las oficinas correspondientes.

 

Sin embargo, estos trámites no son la parte fundamental. Muchas personas se confunden y piensan que obtener una patente es una carrera de cumplimiento de trámites y formalidades en la que, lo importante es obtener un título. Desgraciadamente no le prestan atención suficiente al contenido de la solicitud de patente, olvidando que la misma no es un título para un cuadro, sino que debe servir para impedir que otros lo copien.

 

Este descuido ha llevado, no pocas veces, a que una patente ya otorgada no le sirva a su titular para hacer valer sus derechos, dándose cuenta demasiado tarde que no protege adecuadamente lo que él quería proteger. Por ello, lo más importante de una solicitud de patente es que las reivindicaciones constituyan un texto técnico-legal en el que resulten definidas las reglas técnicas de la invención.

 

Su importancia es de tal magnitud que en caso de un pleito por copia o usurpación de la patente, la cuestión se resuelve en base a las citadas reivindicaciones. Es decir, según cómo estén hechas las reivindicaciones (y éstas soportadas por una buena descripción), será el valor de la patente.

 

Por lo tanto, será de utilidad que el inventor se capacite en este tema, tanto para quien prepare su propia documentación, como para quien encargue el trabajo a un profesional. En este último caso, para que la labor del profesional se vea complementada por el inventor, y no para que éste se desligue de la evolución de su trámite.

 

 

 

7).- Patentar en otros países:

 

Por otro lado, nuestro país forma parte del Convenio de París lo cual permite que hasta un año después de la presentación de la solicitud de patentes en la Argentina, puedan presentarse patentes en otros países (signatarios del mismo convenio), los cuales reconocerán la fecha de presentación original de la Argentina.

 

Se trata de un beneficio muy importante bajo el punto de vista comercial, ya que permite definir proyectos o iniciar negociaciones en el exterior, antes de solicitar la patente en el país que se haya elegido. Es decir que se tiene la tranquilidad de saber que, si durante esos contactos se presenta una solicitud similar en ese país, se puede hacer uso del derecho de prioridad que nace de la solicitud ya presentada.

 

8).- Defensa de los derechos del inventor:

 

Es muy importante que el inventor, además de inventar, se capacite para defender su invención.

 

Durante el trámite de la solicitud, en el caso en que la Oficina de Patentes correspondiente, cite antecedentes de otras patentes que (según dicha oficina), puedan afectar su solicitud, debe prepararse un análisis para establecer las diferencias técnicas con dichos antecedentes y defender legalmente su presentación.

 

Además la patente que se obtenga debe ser “blindada”. Es decir, que debe proteger todas las variantes posibles del invento, de manera tal que cualquier imitador, de mala o dudosa fe, no pueda copiarse apelando a supuestas diferencias basadas en pequeños cambios intrascendentes, una de las formas más habituales de usurpación.

 

 

 

¿Qué es patentable?

 

¿Qué es patentable?

 

 

Fuente: “Patent it yourself”. (Paténtelo Ud. mismo, 3° Edición).

Autor: David Pressman. (USA).

Editorial: Nolo Press, California / EE.UU – 1994.  (Páginas 5/2 a 5/24).

Traducción del inglés por Eduardo R. Fernández, octubre de 1999. Capítulo 5: “What is patentable?”. (¿Qué es patentable?).

 

 


La patentabilidad comparada con la viabilidad comercial

 

Si su invento es considerado comercializable, su próxima pregunta es: ¿Puedo obtener una patente?. La contestación es crucial, pues puede pasar un mal rato tratando de explotar comercialmente un producto que no se puede patentar, a pesar de ser comercializable. No obstante, puede valorizar el invento vendiéndolo a un fabricante como “trade secret” (secreto comercial, sujeto a la ley de confidencialidad), lo cual es una venta dificultosa; o vendiéndolo Ud. mismo utilizando una ingeniosa “marca comercial”, o en ciertos casos basándose en la protección  que ofrece la Propiedad Intelectual (Copyright o derechos de reproducción), estas aproximaciones son usualmente inferiores a los derechos defensivos que otorga una patente.

 

Requisitos legales para obtener una Patente de Invención (En los EE.UU: Utility Patent)

 

Las distintas pruebas que debe pasar un invento para obtener una patente son las siguientes cuatro:

 

·      Clase estatutaria.

·      Utilidad.

·      Novedad.

·      No obviedad.

 

 

A).- CLASE ESTATUTARIA: ¿Entra el invento dentro de las cinco clases estatutarias que estableció el Congreso?

Concretamente, puede ser llamado: un proceso, una máquina, una manufactura, una composición de materia, o un nuevo uso de uno de los cuatro anteriores.

 

Afortunadamente, las categorías son bastante amplias para permitir incluir a la mayoría de los inventos en una de ellas, a veces entra en más de una categoría porque se sobreponen, en parte. Esto no constituye un problema, dado que no es necesario especificar a cuál pertenece su invento, cuando efectúa una solicitud de Patente de Invención. Pero debe asegurarse de que entre en por lo menos una de esas categorías.

 

b).- Procesos: A veces también llamados “métodos”. Son formas de hacer o fabricar algo, que involucre más que la simple manipulación manual o mental, o la misma efectuada con implementos más simples. Los procesos siempre tienen uno o varios pasos, cada uno de ellos expresa alguna actividad, incluyendo algún elemento físico. Por ejemplo: los tratamientos térmicos, las reacciones químicas para fabricar o transformar algo, y las maneras de fabricar algún producto.

 

b).- Máquinas: Son dispositivos para desarrollar una tarea. Como los procesos, involucran una actividad, en este caso desarrollado por partes en movimiento.

 

c).- Manufacturas: También llamados “artículos de manufactura”, son elementos que han sido hechos manualmente o por medio de máquinas. Esto excluye a los objetos que se encuentran normalmente en la naturaleza.

 

d).- Composición de materia: Tales como composiciones químicas normalmente suministradas a granel, en forma de sólido, líquido o en estado gaseoso. Por ejemplo: los productos químicos, la gasolina, el papel, el jabón, las drogas básicas, los microbios, los animales, los aditivos alimenticios, y los plásticos. No obstante que los productos que ocurren en la naturaleza, como la madera y las rocas, no pueden ser patentados, formas purificadas de ellos sí pueden serlo, como ser medicinas extraídas de las hierbas.

 

e).- Nuevos usos de cualquiera de los anteriores: La invención de un nuevo uso determina un método o proceso no obvio, para utilizar un viejo y conocido invento, ya se trate de un nuevo uso para algo que en sí mismo es antiguo. Por ejemplo: un inventor puede obtener una patente para un nuevo uso de la aspirina, en la alimentación de los cerdos, para aumentar la velocidad de crecimiento.

 

 

B).- UTILIDAD: Para ser patentable, un invento debe tener utilidad. Rara vez se encuentran problemas para dicho requisito. Puede suceder en el área de la química, cuando el inventor trata de patentar un nuevo producto químico para el cual no se le ha encontrado aún aplicación. Si el inventor no prueba un uso real, no se otorgarán una patente de invención. Por supuesto un producto químico intermedio, que puede servir para producir otro producto químico útil, es considerado de utilidad en sí mismo.

 

 

C).- NOVEDAD: Su invento deber tener novedad para calificar para una patente de invención. Para ello debe diferir, de alguna manera, de cualquier desarrollo anterior a disposición del público, en cualquier lugar del mundo.

Estos desarrollos anteriores de llaman “arte previo” o  estado de la técnica”.

 

De acuerdo a la ley de Patentes, el término “arte previo” significa el estado del conocimiento existente al alcance del público, un año o más, anterior a la solicitud de su patente.

 

La ley generalmente reconoce tres tipos de novedades, y cualquiera de ellas podrá satisfacer los requisitos:

 

1).- Diferencias físicas (equipo o método).

2).- Nueva combinación.

3).- Nuevo uso.

 

Regla general: El año de prioridad debe ser considerado como algo “sagrado”. Ud. debería solicitar su patente dentro del año en que ha hecho conocer su invento por medio de publicaciones, uso comercial, ventas, u ofrecimiento de su invención, o de cualquier producto que lo incluya. Si Ud. desea preservar sus derechos en le exterior, y frustrar a los piratas, entonces deberá solicitar su patente de invención, en los países que Ud. elija, antes de publicar detalles, o de efectuar ventas de su invento.

 

 

D).- NO OBVIEDAD: Casi siempre en la búsqueda de antecedentes sobre patentes de invención, Ud. encontrará desarrollos anteriores que muestran dispositivos similares a su invento, o que muestran algunos, pero no todos los elementos físicos de su invención. Esto es, que encontrará que su invención tiene uno o más elementos o diferencias que no se muestran en los desarrollos anteriores. No obstante que su invento sea físicamente diferente, no es suficiente para calificar para la obtención de una patente de invención, para ello, las diferencias físicas o de uso, deben ser sustanciales y significativas. El término legal para dicha diferencia es no obviedad. Esto es, las diferencias entre su invento y desarrollos anteriores no  ser obvios para  una persona con conocimientos específicos en dicho campo.

 

Para decidir si un invento es obvio o no, Ud. pregúntese si produce resultados nuevos y no esperados desde el punto de vista de una persona con conocimientos en dicha área. Si su invento es no obvio, de hecho deber tener novedad.. No obstante, la ley efectúa la determinación en dos pasos, la mayoría de los profesionales dedicados a los trámites de patentes de invención, consideran que es más determinar primero cómo un invento satisface los requerimientos de novedad, y luego determinar si puede considerarse no obvio.

 

 

 

Historia de la invención en la Argentina

 

Historia de la invención en la Argentina

© 1990 – 2000 y 2010 – Eduardo R. Fernández

 Fuentes: Escuela Argentina de Inventores y Foro Argentino de Inventores

www.forodeinventores.com.ar  

1810 Miguel Colombise inventa un nuevo control de navegación para globos aerostáticos.  
1813 Andrés Tejeda desarrolla una máquina hiladora, y Fray Luis Beltrán inventa para el Ejército de los Andes, herramientas metalúrgicas, arneses y batanes.

1864 Melville S. Bagley inventa la Hesperidina. Se crea la Oficina de Patentes y Marcas.

1876 Elías O´Donell inventa un nuevo tipo de globo aerostático. 
1891 Juan Vucetich inventa el Sistema Dactiloscópico para la identificación de las personas.  
1910 Se funda la Sociedad de Inventores Argentinos.  
1914 Luis Agote inventa instrumentos para la transfusión sanguínea, llevando a cabo por primera vez en el mundo una transfusión con sangre almacenada.  
1916 Raúl Pateras de Pescara inventa el primer helicóptero eficiente en la historia de la aviación mundial.  
1917 Quirino Cristiani inventa la tecnología para producir dibujos animados, y filma el primer largometraje de dibujos animados en la historia del cine mundial.  
1922 Se funda el Círculo Argentino de Inventores.  
1925 Vicente Almandos Almonacid inventa el sistema de navegación nocturno para aviones, armamentos y guías para bombarderos.  
1928 Ángel Di Césare y Alejandro Castelvi inventan el colectivo.  
1929 Francisco Avolio inventa el primer amortiguador hidroneumático del mundo.  
1930 Enrique Finochietto inventa numeroso instrumental quirúrgico, aún en uso en todo el mundo, como el famoso “separador intercostal a cremallera”.  
1930 César Arias inventa la pelota de fútbol sin costura y con válvula de seguridad. 
1932 Antonio Saralegui desarrolla los conceptos teóricos y la tecnología de la “foto-escultura”.  
1944 Ladislao José Biro logra imponer a nivel mundial el “bolígrafo”, un invento sobre el que había estado trabajando desde 1938.  
1945 Se funda el Sindicato Argentino de Inventores. 
1953 José Fandi inventa el “secador de pisos de una sola pieza”, instrumento doméstico difundido en todo nuestro país.  
1956 Agustín Rela inventa un sistema de refrigeración en base a materiales piezo-eléctricos, sin químicos y sin piezas móviles.  
1960 Se funda la Sociedad de Inventores Argentinos – “Leonardo Da Vinci”.  
1968 Jorge Weber inventa la “tapa de rosca degollable”.  
1970 Eduardo Taurozzi inventa el “motor pendular de combustión interna”, un sistema revolucionario sin el uso de aceite, con menor polución y mayor rendimiento.  
1970 Juan Bertagni inventa el “plano sonoro”.  
1979 Francisco De Pedro inventa el “soporte fijo para marcapasos”, de implantación cardíaca.  
1983 Mario Dávila inventa el “semáforo para ciegos”.  
1989 Carlos Arcusín inventa la “jeringa auto-descartable”, y el “capuchón de seguridad para agujas hipodérmicas”.   
1990 Se funda la Escuela Argentina de Inventores.  
1993 Se realiza en Buenos Aires el “Primer Congreso Iberoamericano de Inventores”.  
1994 Se celebra en toda la Argentina el 50° Aniversario de la invención del bolígrafo, y el Correo Argentino emite estampillas conmemorativas, en honor de Biro, y otros inventores argentinos destacados: Pescara, Cristiani y Finochietto.  
1994 Claudio Blotta inventa la “camilla automática para emergencias”. 
1996 Se organiza la primera Olimpíada Argentina de Inventiva.

1998 Ricardo Maclen inventa una emblistadora compacta para medicamentos. 
1999 Se crea la Fundación Biro, en el centenario del nacimiento de Ladislao José Biro.  
1999 Se funda la empresa BiroInvent – Gestión de la Innovación.  
2000 Se organiza en Buenos Aires el Simposio Internacional de Inventores (WIPO-IFIA Symposium), por primera vez en el hemisferio Sur. 
2001 Hugo Olivera inventa el Descorjet, descorchador de bebidas espumantes premiado internacionalmente y comercializado en 25 países. 
2002 Nicolás Di Prinzio inventa el “Flaps”, un señalador magnético para libros, crea una PyMe con capacidad exportadora y gana importantes premiso internacionales. 
2003 Lucas Perfumo inventa un sistema de seguridad para andenes de trenes y subterráneos recibiendo importantes premios. 
2004 Ricardo Maclen inventa un nuevo sistema para encapsular medicamentos, y crea una PyMe con capacidad de exportación. 
2005 La Fundación Biro, el Centro Argentino de Ingenieros y ASME (American Society of Mechanical Engineers), instalan en Buenos Aires, un hito en homenaje a la invención del bolígrafo, por parte de Ladislao José Biro, como un homenaje a un hecho histórico muy relevante en el ámbito de la ingeniería mecánica. 
2006 Enrique Leikij, inventa un sistema ortopédico para la corrección de extremidades inferiores de niños, y obtiene importantes premios internacionales. 
2006 Se funda el Foro Argentino de Inventores. 
2006 Se funda la Cámara Argentina de Inventores Profesionales.

2007 Carlos Arcusín inventa un método para producir "pop corn", dietético y con microondas.

2008 Claudio Blotta inventa una máquina para producir discos de empanadas a gran escala. 
2009 David Vilaseca junto a sus socios, desarrollan un software muy específico para mejorar las prestaciones de la telefonía celular, y gana la Medalla de Oro de la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual), al ser elegido el "Mejor Inventor del Año".

2010 La Escuela Argentina de Inventores cumple 20 años de existencia; programa pedagógico único en el mundo.

 

Expo Ginebra 2013

 

Ente el 10 y el 14 de abril de 2013, se lleverá a cabo la "41º International Invention Exhibition", en Gienbra, Suiza; la exposición más importante y prestigiosa en su género, a nivel mundial: http://www.inventions-geneva.ch

Como cada año, el FAI capacita y orienta a todos los inventores que deseen presentar sus invetos en ese evento internacional, cuyos miembros cuentan además con un siginificativo descuento del 50% en el alquiler del stand.

Esta exposición es una excelente oportunidad para contactar inversores, fabricantes y distribuidores a nivel mundial, lo cual requiere de una gran preparación previa, de al menos un año.

Para más datos y precisiones, quienes estén interesados en particpar, pueden comunciarse con nosotros al siguiente e-mail:

Escuela Argentina de Inventores

Aprendizaje para la Creatividad Tecnológica hacia un nuevo paradigma pedagógico.
(Reseña, evolución y propuesta pedagógica de la Escuela Argentina de Inventores)

Por Eduardo R. Fernández, Director de la EAI.

Introducción

No resulta habitual, y no es en ningún caso fácil, hacer experimentos en educación, ya sea por problemas presupuestarios, por falta de personal, o por no contar con la autorización y apoyo de las autoridades educativas.

Experimentar tiene sus riesgos, y más cuando están involucrados seres humanos como sujetos principales de la experimentación, de ahí la marcada renuencia y los excesivos reparos o sospechas que la mayoría encuentra ante las nuevas propuestas educativas.

La presente reseña tiene por objeto detallar las experiencias, los objetivos, las actividades y los resultados de la Escuela Argentina de Inventores (EAI), entre los años 1990 y 2005.

Se trata de un modelo pedagógico sencillo, casi artesanal, que ha sido aplicado con éxito durante 15 años, en el ámbito propicio de libertad y comprensión que encontramos en la Escuela Del Sol, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y al permanente apoyo de su dueña Mariana Biro, la hija de Ladislao José Biro, el inventor del bolígrafo.

Este modelo pedagógico ha planteado un nuevo paradigma que desafía y cuestiona a muchos de los supuestos y modelos educativos vigentes en todo el mundo, y que pese a su sencillez y escala artesanal ha demostrado su efectividad.

Si bien nuestra propuesta pedagógica se centra en un aula, y con reglas básicas propias de cualquier ámbito educativo no hizo ni hace falta citar, invocar o aplicar lo que ya todos han escuchado y leído en los ámbitos académicos, casi hasta el cansancio, y sin ningún espíritu crítico; desde las teorías más difundidas de Comenius, Pestalozzi, Montessori, Dewey, Vigotski, Piaget y Paulo Freire, o las escuelas de vanguardia como la de A.S. Neill con su Summer Hill, y otras.

Todo se inició cuando en 1980, comencé a organizar clases de “Heurística” (el arte de la invención), como un taller no oficial, de asistencia voluntaria y fuera del horario escolar, en una prestigiosa escuela industrial, el ENET N°1 “John F. Kennedy, de Lanús, Pcia. de Buenos Aires, con alumnos de 3°, 4° y 5° y 6° año, que asistían en forma voluntaria.

Las clases duraban dos horas, una vez por semana, concurrían alrededor de 20 alumnos, y no había un programa fijo, sino que todo transcurría a partir de charlas casi espontáneas en base a mi propia experiencia como inventor y al permanente interés y curiosidad de los alumnos por intentar mejorar y/o inventar, como una respuesta a problemas o necesidades técnicas.

Durante las clases se planteaban problemas técnicos específicos y se discutía las mejores estrategias y opciones para resolverlos, se dibujaba, se modelizaba y se probaban los resultados, donde todos los participantes aportaban sus opiniones, objeciones o sugerencias.

Esta experiencia se llevó a cabo en forma no sistemática e intermitente hasta el año 1989; en 1990, y viendo la necesidad de sistematizar este incipiente modelo pedagógico, presenté la propuesta a Mariana Biro, quien generosamente nos facilitó las aulas de la Escuela Del Sol, donde los días Sábado comenzamos las primeras clases de la Escuela Argentina de Inventores, con cinco alumnos, todos hijos de colegas inventores, que mostraban un gran interés por inventar, seguramente como resultado del estímulo que representaba para ellos ver a sus propios padres abocados a esa tarea.

Desde entonces han pasado por nuestro “aula-taller” más de 600 alumnos y los cursos regulares han estado dirigidos a niños y adolescentes entre los 6 y los 16 años, con un 80% de varones y un 20% de mujeres, y abiertos a toda la comunidad.

Los alumnos más destacados han demostrado tener un mismo perfil psicológico: son altamente curiosos y creativos, independientes, sensibles, inconformistas con lo ya establecido, con facilidad para dibujar, y con facilidad de expresión oral y escrita; pero al mismo tiempo también han demostrado no ser muy buenos alumnos en la escuela tradicional, con ciertas dificultades de adaptación al sistema educativo formal.

Todos han llegado a la Escuela Argentina de Inventores (EAI), por propia iniciativa de los padres, al enterarse de nuestras actividades y al relacionar nuestro programa educativo con las necesidades e inquietudes de sus hijos.

La Escuela Argentina de Inventores (EAI), es un programa pedagógico no formal, que ha sido diseñado e implementado con el objetivo de estimular y desarrollar el Pensamiento Inventivo de niños y adolescentes.

Debemos destacar enfáticamente que nuestro programa no está relacionado ni con un club de ciencias, ni con un taller de manualidades, ni con un taller de artes y oficios.

Las clases son abiertas, se llevan a cabo los días sábado de 10 a 12:30 hs, no se toma asistencia, y están básicamente basadas en un clima de libertad, afecto y respeto.

Los objetivos permanentes de nuestro programa son:

  1. 1. Desarrollar el Pensamiento Inventivo a través del aprendizaje por el descubrimiento.
  2. 2. Promover el talento natural de los niños para hacer preguntas, y para manipular objetos que desconocen, con el fin de entrenar su curiosidad e imaginación.
  3. 3. Estimular la capacidad para percibir y resolver problemas en forma original y práctica.
  4. 4. Favorecer el desarrollo de una actitud sensible hacia las dificultades y carencias del mundo que los rodea, siendo capaces de ver en cada problema una oportunidad de cambio positivo.
  5. 5. Fortalecer un sentido solidario en el trabajo grupal, para que los alumnos aprendan a asumir sus responsabilidades con sus compañeros, y con la comunidad en la que viven.

Aprendizaje para la Creatividad Tecnológica

En la actualidad, las clases de la Escuela Argentina de Inventores (EAI), están conducidas por dos jóvenes inventores (ex alumnos de la EAI), de vasta experiencia en la práctica de la actividad inventiva, y también son visitadas regularmente por otros inventores profesionales que concurren para mostrar sus inventos y contar su propia experiencia.

Desde el comienzo de las clases se les aclara muy bien, tanto a los alumnos como a sus padres, que nuestro programa no está relacionado con los programas educativos de la educación formal, aunque puede ser complementario en muchos aspectos.

La diferencia sustancial radica en que en nuestras actividades, estamos más interesados en escuchar a los alumnos y facilitarles su aprendizaje, antes que en enseñarles contenidos, además estimulamos su inclinación e interés por hacer preguntas antes que brindarles respuestas o información sobre las cuales no tienen un interés genuino.

También aclaramos que no enseñamos ni a inventar ni a ser creativos, sino que nuestro propósito es favorecer un ámbito propicio para que los alumnos puedan desarrollar su propio potencial. Este entorno se construye a través de juegos y tareas específicas que les permiten desarrollar su imaginación y creatividad, con la intensidad, el ritmo y el alcance que ellos mismos establezcan. No tenemos ni programas ni contenidos específicos sino que creamos climas y ambientes de aprendizaje permanente y muy diversificado.

Las clases, con no más de 15 alumnos por turno (entre los 6 y los 16 años de edad, y sin división de género o edad), están diseñadas para ser desarrolladas en tres tiempos:

Consignas

Tiempo 1: (20 minutos).

Durante veinte minutos, y con los alumnos sentados en una ronda, el facilitador encargado de coordinar las actividades establece las consignas básicas:

  1. 1. Donde hay un problema hay una oportunidad de cambio positivo.
  2. 2. El mejor invento es el próximo.
  3. 3. Inventar es resolverle problemas a la gente.
  4. 4. Los inventores generan trabajo.
  5. 5. Desarmar no es romper.
  6. 6. Existen inventos tecnológicos: aparatos, herramientas, procesos y sistemas, e inventos sociales: formas de organización y servicios, como las escuelas, las ventas en cuotas, el correo, etc.
  7. 7. Todo lo bueno es siempre posible, pero no todo lo posible es siempre bueno.
  8. 8. Cuando algo parece ser definitivo, ya es hora de pensar en cambiarlo.
  9. 9. Inventemos el futuro.
  10. 10. Más rápido, más seguro, más fácil, más barato, más liviano, más estético, más simple, más provechoso, más rentable, menos contaminante = ¡ MEJOR!

Además, se les explica la importancia de observar los cuatro hábitos básicos para hacer posible la convivencia de todo grupo de trabajo, y/o aprendizaje:

  1. Hábitos de seguridad: Evitar el uso de la electricidad sin la asistencia de los mayores, pedir ayuda para manipular objetos pesados, cortantes o punzantes, pedir ayuda para desarmar objetos de muy difícil acceso, solicitar a los docentes el acceso a herramientas especiales, no arrojar objetos que puedan herir a sus compañeros o a si mismos, y solicitar la asistencia de un docente para la manipulación de líquidos, peligrosos, elementos calientes o que produzcan llamas. Además, se les informa en donde está el baño y el botiquín, para casos de emergencia.
  2. Hábitos de higiene: Arrojar los residuos en los cestos específicos, no ensuciarse innecesariamente con el uso de herramientas, o durante el desarmado de aparatos, y no ensuciar los muebles del aula ni el entorno en el que se trabaja.
  3. Hábitos de orden: Guardar las herramientas en el mismo lugar del que se las retiró, utilizar papeles y maderas debajo de los objetos que van a desarmar o golpear, respetar los tiempos establecidos para el desarrollo de las clases, respetar las consignas y sugerencias de los responsables de las clases, y mantener un cuaderno con los registros de sus propios proyectos inventivos.
  4. Hábitos de cortesía: No burlarse de los compañeros, pedir permiso para el uso de herramientas u objetos que otros estén usando, respetar las preferencias y ritmos de los demás, hacer preguntas en forma respetuosa, levantar la mano para intervenir en una discusión, o para hacer propuestas, preguntas o sugerencias.

Al finalizar la enumeración de las consignas básicas, se relata a los alumnos la historia de un inventor histórico, y la reseña de un inventor contemporáneo, y se muestran objetos y fotografías relacionados con los inventores mencionados, en ocasiones se cuenta con la presencia de los mismos.

Desarmar, Armar, Inventar

Tiempo 2: (120 minutos).

Durante dos horas se estimula a los alumnos para que desarmen aparatos tan disímiles como televisores, ventiladores, fotocopiadoras, impresoras, computadoras, calculadoras, radios, etc. Sólo se les explica cómo funcionan, o para qué sirven sus mecanismos, cuando preguntan, y se los invita a que los mejoren, o a que inventen otras cosas a partir de ellos. Es decir que inventan y aprenden a partir del descubrimiento. Todo lo que imaginan y desarrollan lo vuelcan en un cuaderno especial.

Presentacion y Cierre

Tiempo 3: (20 minutos).

Durante veinte minutos, los alumnos sentados en una ronda, presentan, a su turno, lo que han inventado en clase, o lo que han inventado durante la semana en sus propias casas.

Generalmente presentan maquetas o modelos físicos preliminares, que representan básicamente la forma y la función de sus proyectos inventivos.

Se desarrolla una breve sesión de preguntas entre ellos mismos, sobre lo que cada uno ha presentado, y se les plantean nuevos problemas e interrogantes a resolver durante la semana, que tengan un interés y/o necesidad concreta en la actualidad de nuestro país y del mundo. Las noticias de los diarios o de los noticieros de televisión o radio son una fuente permanente de inspiración.

En este momento de la clase se permite e invita a los padres de los alumnos a que participen del cierre, ya sea observando cómo actúa y reacciona su propio hijo o incluso haciendo comentarios, preguntas y sugerencias. Esta práctica se ha mostrado muy positiva ya que logra un mayor involucramiento y compromiso del grupo familiar y prepara a los padres para dar una mejor contención y estímulo a la curiosidad e inquietudes de sus hijos. En ocasiones se ha dado el caso de que son los propios padres quienes también se entusiasman con la práctica de la actividad inventiva y llegan a la siguiente clase con sus propias ideas y proyectos, buscando ayuda y guía específica.

Luego se ordenan las herramientas y el aula en general, para finalmente despedirlos hasta la próxima clase.

Consideraciones Generales

Si bien la metodología, las consignas y el ambiente es el mismo para todos lo alumnos, es de destacar que el grupo de alumnos más avanzados, con mayor antigüedad en la EAI, y con mayor talento, reciben información y estímulos complementarios en las siguientes áreas:

  1. a. Uso de computadoras para el diseño de sus proyectos.
  2. b. Entrevistas personalizadas con inventores profesionales.
  3. c. Visitas a la Oficina de Patentes.
  4. d. Acceso vía la Internet a websites relacionados con las asociaciones de inventores más importantes del mundo, catálogos de inventos, historia de la invención, exposiciones internacionales de inventos, bases de datos sobre los antecedentes de patentes de invención, Planes de Negocio, e información general sobre los Derechos de Propiedad Intelectual, Patentes de Invención, y Gestión de la Innovación.
  5. e. Acceso a libros específicos sobre la práctica de la actividad inventiva a nivel profesional.

En términos generales, los niños son continuamente estimulados a preguntar: qué, quién, dónde, cuándo, cómo, y el por qué, de todo lo que los rodea. También son animados a jugar con problemas reales, con ideas nuevas, y con nuevas visiones de la realidad. De esta forma el hábito de la práctica inventiva se desarrolla dentro de un ambiente de juego, entusiasmo y diversión.

Desarmar y volver a armar aparatos, juguetes, herramientas, muebles, y los más variados objetos, se revela como una actividad de gran utilidad, y próxima a la naturaleza inquisitiva de los niños, a la hora de comenzar a explorar el mundo tecnológico, y tratar de encontrar nuevas y mejores variantes. Esto favorece además una base de orden práctico que permitirá a los jóvenes inventores familiarizarse con lenguajes empíricos que le harán más fácil y atractiva su aproximación a la tecnología y a la ciencia.

Es frecuente que los niños vengan a nuestras clases con sus propios proyectos, ideas, hipótesis, o nuevas preguntas inquietantes, generalmente bien definidas y claras. Se muestran decididos y con gran interés en llevar a cabo proyectos bien acotados, que intentan resolver un problema cotidiano relacionado con su casa, su escuela, o de interés actual en toda la sociedad.

En estos casos ponemos especial cuidado en no brindarles demasiada información específica, ya que estamos convencidos que de hacerlo podríamos inhibir su proceso creativo, sino además diluir su entusiasmo. Debemos recordar que, como dice el viejo principio educativo, “Hay que estimular y dirigir la iniciativa individual del educando, y no enseñarle nada que él mismo pueda aprender o descubrir por su cuenta”.

Reiteradamente, en el ejercicio permanente del programa educativo de la EAI, nos hemos hecho las siguientes preguntas:

  1. a. ¿Cuáles son los atributos del Pensamiento Inventivo?
  2. b. ¿Cuáles atributos de la capacidad inventiva pueden ser enseñados, o estimulados?
  3. c. ¿Dónde están los indicadores tempranos, si es que los hay, en el comportamiento de los niños, que puedan implicar talento inventivo futuro?

Nuestra experiencia nos ha permitido arribar a las siguientes aproximaciones conceptuales, que tal vez den respuesta a las preguntas planteadas:

Una de las señales de los niños altamente creativos, es su habilidad y tendencia para tomar su propia iniciativa, e independencia en la forma de actuar, elegir y preguntar.

Otra de sus características es su permanente e insaciable curiosidad, su predisposición para desarmar objetos de la más variada naturaleza, y para intentar modificar todo lo que los rodea. Es muy infrecuente detectar en ellos actitudes agresivas, desgano, apatía, o indiferencia a las consignas e interrogantes que se les plantean.

También hemos observado que en la mayoría de los casos de niños particularmente dotados y entusiastas en el ejercicio de su talento inventivo, el comportamiento creativo e independiente se sostiene y enriquece en el tiempo, siempre que reciban un soporte afectivo basado en la confianza, el respeto y la libertad, tanto en sus hogares como en sus propias escuelas. En este sentido resulta de suma importancia la presencia de “guías”, “motivadores”, o “agentes facilitadores”, que puedan ejercer el rol de “promotores” de todas su habilidades e inquietudes; y esos promotores pueden ser los padres, los maestros, o las personas por las que el niño sienta afecto y en las cuales pueda confiar.

Estudio de un Caso

Durante todos estos años hemos observado en repetidas ocasiones, la reiteración de un patrón en el comportamiento y los resultados de niños y jóvenes inventores, en función del grado de información previa con que contaban, y el grado de guías y experiencias personales a que tenían acceso.

El caso que vamos a describir tiene en cuenta como sujetos de estudio a tres grupos diferenciales de alumnos que se dio en forma no predeterminada. El grupo “1” estaba típicamente representado por alumnos que tenían mucha y variada información previa sobre conceptos técnicos y/o científicos, que habían adquirido en la escuela o gracias al estímulo y dedicación de sus padres. El grupo “2”, estaba típicamente representado por alumnos que necesitaban y requerían una guía y un tutor permanente para llevar adelante una determinada consigna. Y el grupo “3”, estaba típicamente representado por alumnos con una gran motivación personal y una marcada autoestima e independencia de pensamiento, que emprendían su búsqueda de soluciones a un problema planteado, sin necesidad de guías o tutores especiales.

Luego de permitir que estos tres grupos o perfiles de alumnos avanzaran en sus propios intentos para resolver problemas, se los reunió a todos y en diferentes circunstancias y por varias semanas se los instruyó y guió específicamente según los criterios y modalidades propios de nuestro programa pedagógico. Una vez evaluados los resultados llegamos a conclusiones reveladoras.

La actuación a largo plazo de estos tres grupos varió considerablemente. El primer grupo no sólo tuvo el peor rendimiento, sino que su forma de actuar y de pensar retrasaba el desempeño de los otros dos grupos. Los miembros de este grupo no estaban acostumbrados a pensar por sí mismos, a experimentar y a tomar riesgos, simplemente se esforzaban por recordar qué es lo que sabían. La mayoría de sus esfuerzos estaban dedicados a intentar aplicar lo que les habían enseñado y no se sentían cómodos ante las situaciones imprevistas y complejas.

Aunque el segundo grupo tuvo un mejor desempeño que el primer grupo, fue el tercer grupo el que obtuvo los mejores resultados, no sólo al comienzo sino a lo largo de todas las experiencias realizadas posteriormente. Estos últimos alumnos claramente aprendieron con más efectividad, basados principalmente en su propia experiencia. Cuando comenzaron a intentar resolver problemas sin la ayuda de nadie, y con sólo unas mínimas consignas, por supuesto que cometieron errores; pero también aprendieron rápidamente cómo confiar en su propio juicio. Esta experiencia les proporcionó una vívida apreciación del proceso activo de resolución de problemas y una mejor base para su posterior evolución de auto aprendizaje.

Todo esto nos demostró que el aprendizaje es mucho más efectivo cuando los alumnos pueden ver su relevancia directa con sus propias necesidades. Comparados con las aulas de las escuelas tradicionales, o con un laboratorio convencional, el hecho de enfrentarse directamente con problemas técnicos reales, crudos y exigentes, proporciona una motivación que es difícil de duplicar o superar por otros medios y en otras circunstancias.

Aunque algunos de estos alumnos necesitaban en ocasiones más ayuda que otros, esta modalidad les permitió lograr ser independientes y autónomos, de la forma más rápida posible. Por lo general se los animaba a pedir ayuda cuando la necesitasen y a trabajar en equipos, pero en todos los casos aprendieron mejor intentando resolver por su cuenta los problemas que se les planteaban y aprendiendo de sus propios errores.

Conclusiones

1. Aunque desde hace mucho tiempo se sabe y se reconoce, que está en la naturaleza humana el aprender creativamente, en las escuelas tradicionales se insiste con la enseñanza a través de la autoridad, las jerarquías, la memorización, los programas, los contenidos, y las divisiones por género y/o edad.

Ahora sabemos que esa no es la mejor manera de aprender, y que se aprende mucho más, y de manera más perdurable, a través del desarrollo de la propia creatividad, haciendo preguntas, experimentando, explorando y probando nuevas ideas.

2. La creatividad y el Pensamiento Inventivo, necesitan de un ambiente y de una guía apropiada, para estimular la sensibilidad a los problemas, y la independencia personal, que todo niño normal lleva dentro.

3. En nuestras clases hemos encontrado una relación muy significativa entre el grado de manipulación de los objetos, y la cantidad y calidad de propuestas inventivas generadas por los alumnos. Para favorecer el desarrollo del Pensamiento Inventivo, es de suma importancia que los niños jueguen con los objetos, las palabras, y los nuevos conceptos, lo más libre y ampliamente posible; por supuesto que dentro de los límites de su seguridad personal, y la de sus compañeros.

4. Deberíamos reconocer globalmente, y en todos los niveles educativos, que la mayor recompensa del aprendizaje es poder desarrollar el Pensamiento Inventivo de nuestros alumnos, un potencial que les permitirá hacer algo nuevo y útil a partir no solamente de lo que hayan podido aprender, sino de lo que puedan imaginar, inventar y descubrir por su propia cuenta.

5. Los mayores estímulos para el desarrollo del Pensamiento Inventivo son:

a. Un trato respetuoso hacia las preguntas de los niños. b).- Un trato respetuoso hacia las ideas imaginativas e inusuales. c).- Mostrar en los hechos, que las ideas de los niños son valoradas por sus padres, maestros, y guías, en base al afecto y a un entusiasmo y compromiso genuinamente compartidos. d).- Dar oportunidades para que los niños puedan experimentar libremente, sin ser calificados, ni censurados. e).- Promover sus propias iniciativas y deseos de aprender por el descubrimiento.

6. La creatividad genera creatividad. Cada logro que los niños reconozcan como propio, y en base a su imaginación y talento inventivo, sentará las bases para logros mucho mayores y continuos.

7. Es imprescindible dar tiempo a los niños para que piensen en una forma creativa e independiente, y hacer del acto de pensar una actividad legítima. Thomas Alva Edison fue expulsado de la escuela primaria, por lo que habitualmente llamamos: “soñar despierto”, o “estar en la Luna”. Otros inventores, escritores, y científicos de renombre, han pasado por experiencias similares.

8. Creemos que la mayor interferencia entre el proceso de aprendizaje y el desarrollo del Pensamiento Inventivo en los niños, proviene del ambiente negativo que la escuela tradicional genera, al apartarlos de su natural potencial creativo.

Algunas veces la escuela tradicional destruye o inhibe en los niños, el deseo de experimentar, preguntar y aprender por el descubrimiento.

9. Hemos verificado que formar grupos heterogéneos, de diferentes edades, estados evolutivos y géneros, favorece y enriquece un ámbito propicio para desarrollar el Pensamiento Inventivo.

10. No hemos encontrado ninguna relación causal y necesaria entre el pretendido tándem educación-aprendizaje y el desarrollo de la capacidad para inventar, pero sí hemos verificado aprendizaje creativo-productivo (a través del propio descubrimiento), sin necesidad de un proceso educativo formal.

11. Hemos comprobado en la experiencia cotidiana de nuestra propuesta pedagógica, que el grado de evolución del lenguaje y del pensamiento lógico formal, no están necesariamente vinculados con la capacidad para generar ideas y relaciones formales o funcionales, de implicancias técnicas. Hemos visto que niños de 5 a 6 años, que todavía no sabían hablar, ni leer, ni escribir correctamente eran sensibles a los problemas técnicos que se les planteaban y que además eran capaces de expresar y dibujar de manera rudimentaria formas y funciones técnicas.

Esto demostraría la existencia de un “protopensamiento técnico”, tal vez la forma germinal del “Pensamiento Inventivo”, independiente y anterior al desarrollo del lenguaje y del pensamiento lógico formal.

12. Se deberían enseñar menos materias, y brindar más oportunidades para que los niños desarrollen su Pensamiento Inventivo, y su capacidad de juicio crítico.

En tal sentido, confiamos en que las escuelas del futuro serán diseñadas no solamente para socializar, y aprender lo ya establecido, sino para lograr un amplio desarrollo del Pensamiento Inventivo.

Nadie tiene certeza de todo el potencial que el ser humano puede desarrollar, pero tampoco existen evidencias de que nuestra evolución haya terminado. Gracias a la posibilidad de un continuo desarrollo del Pensamiento Inventivo, podremos esperar un futuro positivo y enriquecedor para la humanidad, pero “el futuro nunca es un regalo, sino que debe ser conquistado, construido e inventado.....”.

Consideraciones Finales

Muchos han creído y sostenido que la educación y el conocimiento, es lo único que nos habilita para el progreso, la investigación y el desarrollo de nuevas soluciones. Este falso mito puede ser denominado también como “el falso mito de la perica”, según el cual sólo podemos hacer algo en función de lo que ya sabemos y tenemos.

Este prejuicio está muy arraigado en todas las sociedades, y se basa en la necesidad de poder confiar y predecir tanto en las personas como en los hechos. Hacia mediados del siglo XIX surgió en Alemania el modelo educativo que hoy conocemos, como un subproducto de la Revolución Industrial; a partir de entonces la educación estuvo diseñada en base a programas específicos, grupos etarios (de la misma edad), aulas, bancos y demás complementos, diseñados en forma estándar, y horarios y cronogramas muy bien preestablecidos. En otras palabras, la educación comenzó a parecerse a una línea de producción, y los alumnos a meros productos sociales e industriales.

Por supuesto que las razones eran nobles y bien intencionadas, formar poblaciones homogéneas de buenos ciudadanos y buenos trabajadores, pero la educación, como la política nunca es neutral o inocente, porque sus supuestos “instrumentos del bien común” suelen desviarse hacia especulaciones ideológicas, religiosas y/o discriminatorias.

El prejuicio siempre presente en este planteo es que todo aquel que no responda a un patrón educativo preestablecido, convencional y acreditado, o no es creíble ni confiable, y resulta peligroso.

En tal sentido Leonardo Da Vinci tiene algo que decir: (Caricaturas).

Sé muy bien que, no siendo yo un literato, a ciertos hombres presumidos les parecerá razonable criticarme, diciendo que soy una persona iletrada. Esa gente, sí es ignorante. Anda siempre inflada, ostentosa, vestida con elegancia, y adornada, no de sus propios trabajos, sino con el de los otros, y a mi no me reconocen la bondad de mi propio esfuerzo. Pero si me desprecian a mi que soy inventor, mayor razón se tendrá para criticarlos a ellos, que no son inventores, sino solamente los divulgadores de las obras ajenas”.

Cabe recordar que Leonardo no había recibido una educación formal en una universidad, y tampoco hablaba latín, algo impensado para un intelectual de prestigio de su época, algo así como que un científico o inventor actual de clase mundial no hable inglés.

Sin embargo Leonardo como gran autodidacto y eterno aprendiz de la naturaleza, realizó más aportes que la mayoría de sus contemporáneos formalmente educados.

Pero entonces cuál es aquí el tema de discusión básico, pues bien, aunque debería ser obvio, para muchos todavía no resulta claro el hecho de que no existe relación causal alguna entre la educación formal, el aprendizaje, el desarrollo de las capacidades intelectuales, y el talento inventivo.

Todo parece indicar que “la motivación personal más que el conocimiento formal siempre ha motorizado a la actividad inventiva”.

¿Pero existe realmente un conflicto entre conocimiento formal versus la comprensión, y la teoría versus la práctica?

Aristóteles (filósofo y científico griego, 384-322 a.C.), nos dice: “Lo que tenemos que aprender lo aprendemos haciendo...”, “La enseñanza no es una función vital, porque no tiene fin en sí misma; la función vital es aprender” y Leonardo es coincidente cuando afirma: “La práctica hace al maestro”.

Por otro lado, y en una época más reciente, el gran filósofo alemán Immanuel Kant,(1724-1804), alguna vez escribió: “El hombre no es más que lo que la educación hace de él”.

Y aquí las cosas se ponen más complejas, porque es el mismísimo Kant quien afirma lo que afirma, pero con el debido respeto hacia “herr profesor” Kant, uno puede concluir, analizando la evidencia histórica y, sin desmedro de las claras virtudes de la educación, que: “Somos realmente lo que hacemos por nuestra cuenta, con educación o sin ella, y no lo que la educación pretende hacer con nosotros”.

De otro modo deberíamos resignarnos a ser programados, adoctrinados y manipulados por los sistemas educativos de las más variadas tendencias, es decir, algo muy distante de una educación que nos permita desarrollarnos con libertad.

Afortunadamente “herr profesor” Kant vivió lo suficiente como para seguir reflexionando sobre este tema, y hacia las postrimerías de su vida nos dejó una de sus famosas “máximas kantianas”: “La experiencia sin teoría es ciega, pero la teoría sin experiencia es sólo un juego intelectual impotente”. Esto vendría a tender un puente de reconciliación entre la especulación intelectual y la acción constructiva y creadora, algo que no siempre se logra en los ámbitos escolares y académicos tradicionales.

De hecho, es fácil darse cuenta que hasta el día de hoy la educación formal todavía no ha garantizado un vínculo eficaz entre el pensar, el decir y el hacer.

Por lo general se ha tendido hacia el saber decir sobre las demás virtudes, y hubo épocas históricas en donde el “simple hacer” era algo casi despreciable propio de esclavos y artesanos.

Además todo indica que los mayores logros de la humanidad han surgido más del vínculo práctico “mente-manos”, que del vínculo locuaz “mente-lengua”. Algo así como un contraste entre: la “elocuencia manual” y la “mudez digital”.

En otro contexto, el propio San Benito (místico romano, 480-547), en su obra “La Santa Regla”, en donde desarrolla sugerencias y comentarios para organizar y administrar su orden monacal, señala con especial énfasis la necesidad del “trabajo manual”, como una vía de progreso intelectual y espiritual.

Siempre se ha tendido a creer que la educación es una práctica social destinada a darnos cosas, a imponernos cosas y a hacer de los seres humanos sujetos más predecibles y estables, cuando en realidad la palabra “educación”, de origen latino “educere”, significa sacar de adentro de uno, es decir permitir la evolución y desarrollo natural de todas nuestras potencialidades.

Por otro lado, no hemos encontrado ninguna evidencia relevante sobre los supuestos beneficios de sistematizar y ordenar contenidos programáticos, estimular la memorización, los juegos de ingenio, los acertijos, los juegos con módulos para armar, los crucigramas, las “técnicas creativas”, los videos educativos, y demás malabares seudo pedagógicos, como vehículos apropiados para favorecer la creatividad y el Pensamiento Inventivo.

Sin embargo sí hemos comprobado que la estimulación temprana y permanente de un pensamiento reflexivo, experimental y crítico, son esenciales para despertar y desarrollar las potencialidades del Pensamiento Inventivo.

Para un observación desprevenido y prejuicioso, que desconozca las bases conceptuales de lo que plantea nuestro modelo pedagógico, y que visite por primera vez alguna de nuestras clases, seguramente piense, como primera reacción, que la clase se desarrolla en medio de cierto caos, sin contenido específico y sin método práctico, cuando en realidad, una de las claves conceptuales de nuestra propuesta es que: “un desorden con propósito, también implica un desorden metódico”.

Tampoco resultaría extraño que algunos de los supuestos “expertos en educación”, o los funcionarios, representantes y docentes de los sistemas educativos tradicionales, se muestren escépticos, desconfiados, reacios y refractarios de todo lo aquí expuesto, por la sencilla razón que ese tipo de personas suelen ponerse nerviosas y sentirse incómodas ante lo nuevo y ante todo aquello que parezca amenazar su rígido pensamiento y su inconfeso conformismo por lo ya establecido. Su zona de comodidad y molicie mental suelen ser más fuertes que su aletargada percepción de las nuevas posibilidades de cambio.

En esos sectores es habitual encontrar rechazos y fuertes objeciones a todas las propuestas pedagógicas que de tanto en tanto hablan de creatividad, pensamiento crítico y flexibilidad en los programas educativos, argumentando que: “debilitar los contenidos programáticos en pos de focalizarse en la creatividad y el espíritu crítico ponen en peligro los objetivos básicos de la educación tradicional, al provocar un serio déficit en la transmisión de conocimientos sólidos y herramientas conceptuales socialmente útiles y valoradas, y en definitiva nadie puede crear de la nada”.

Estas objeciones parecerían, a simple vista, ser razonables y fundadas, pero para alguien con cierta experiencia en el ejercicio de la docencia, en la práctica de la creatividad y el espíritu crítico, no son más que pretextos, argumentos insostenibles, reaccionarios, prejuiciosos y propios de quienes opinan sobre lo que realmente no saben o no comprenden cabalmente.

Del mismo modo, y dados los cambios vertiginosos del mundo actual, el estado de los sistemas educativos, los magros resultados y rendimientos de los alumnos y el malestar e inconformidad de muchos docentes, esos supuestos argumentos pueden, al menos, ponerse en serias dudas.

Por supuesto que no siempre debe atribuírseles necesariamente mala voluntad o espíritu conspirativo, en la mayoría de los casos se trata de algo tan humano como el miedo a lo nuevo y lo desconocido, que los obliga a rechazar lo que no terminan de comprender, como un simple mecanismo reflejo y defensivo.

De todos modos, quienes sí tengan la convicción, el interés y el entusiasmo suficiente como para intentar algo nuevo en educación, deberían hacer uso de su flexibilidad mental, de su pensamiento crítico y de su creatividad, para dar testimonio personal de lo que intentan hacer o demostrar, no necesariamente en base a lo que ya saben sino en base de lo que son capaces de experimentar y descubrir por si mismos. Pero para eso suceda, hace falta, por supuesto, cierta independencia de criterio, convicción y valentía, cosas lamentablemente más infrecuentes de lo que uno podría imaginarse.

En definitiva, todos estos argumentos podrían poner seriamente en tela de juicio la real validez y viabilidad de los sistemas pedagógicos tradicionales.

Además, la pedagogía no debería ser considerada ni incluida dentro de las ciencias sociales, sino como un “arte social”, ya que los resultados de los métodos y técnicas que puede usar, dependen más de quienes los aplican, y de quienes interactúan, que de la relevancia o idoneidad de esos procedimientos por sí mismos, y que distan mucho de ser objetivos. Queda claro entonces el por qué con los mismos métodos, diferentes docentes obtienen diferentes resultados; esto demostraría claramente que el vínculo educador – educando, responde más a cuestiones emocionales y de entorno, que a cuestiones procedimentales.

En el ámbito de la pedagogía, con el suficiente entusiasmo, determinación y persistencia, cualquier método se revela productivo, de ahí que resulte tan útil y prometedor seguir probando nuevos y variados caminos para lograr cambios significativos, pero de ahí también el riesgo real de orientar e influir en las nuevas generaciones, con prejuicios, temores y falsos conceptos.

La gran plasticidad y adaptabilidad de las mentes jóvenes pueden asimilar y adaptarse a todos los métodos y a todas las técnicas, pero eso no implica que esos métodos y esas técnicas sean necesariamente correctas, ni las más productivas.

Llegados hasta aquí podríamos concluir lo siguiente:

No parece haber evidencia relevante o significativa, de un vínculo real y eficiente en el pretendido tándem “educación-aprendizaje”, ya que puede haber alto aprendizaje sin educación, y que en definitiva la verdadera educación no es “poner en uno”, sino “sacar lo mejor de uno”. En la historia de la humanidad, la invención de herramientas fue anterior al desarrollo del lenguaje, o en otras palabras: la manipulación de objetos es anterior al desarrollo de conceptos, de ahí que resulta fácil comprender ahora, por qué nuestras observaciones han confirmado que lo concreto y la práctica anticipan al método, y que “el hacer” es precursor del pensamiento abstracto.

La capacidad para imaginar formas y funciones es anterior y precursora de la capacidad para desarrollar el lenguaje. Una mente formalmente educada es como un pájaro enjaulado, sabe volar pero es incapaz de ir más allá de los límites de su propia jaula. Sólo se logra un aprendizaje perdurable y significativo, cuando se genera con una respuesta creativa, emocional e íntima a una necesidad genuina. La educación sólo es efectiva cuando está a cargo de buenos aprendices.

La base conceptual del “Aprendizaje para la Creatividad Tecnológica”, y que hace posible el desarrollo del “Pensamiento Inventivo”, debería seguir la consigna: Libres para crear y crear para ser libres.

El “Pensamiento Inventivo”, se revela como una asociación de imágenes y de categorías formales, funcionales y estéticas en busca de soluciones prácticas. La evidencia histórica ha demostrado que el pensamiento es anterior al lenguaje, y que el “Pensamiento Inventivo” es anterior a las técnicas, a los métodos, al pensamiento lógico formal y a la ciencia. Muchas veces se ha atribuido al “instinto” o a la “intuición”, lo que hoy podemos describir como “Pensamiento Inventivo”. Esa “intuición”, y ese “instinto”, no son más que las herramientas conceptuales y “el saber de los que no necesitan recordar”, saber ni pensar para actuar, en busca de soluciones técnicas. El “Pensamiento Inventivo”, es en sí mismo el corazón del “mecanismo de supervivencia” que le ha permitido a la humanidad evolucionar y desarrollarse hasta nuestros días. El “Pensamiento Inventivo”, es sobre todo la capacidad de producir formas, funciones e imágenes, sin necesidad de palabras; y tal vez a eso se referían los antiguos chinos cuando decían que: “Una imagen vale más que mil palabras”.

El mismo Gandhi, también reflexionó al respecto:

La capacidad de leer y escribir deber ser uno de los instrumentos del desarrollo intelectual, pero existieron en el pasado gigantes intelectuales que fueron analfabetos”. “El alfabetismo no es el fin de la educación, ni siquiera es el principio”. La educación literaria debería seguir la educación de la mano, que es el único don que diferencia a ojos vista al hombre de los animales. Es una superstición creer en el desarrollo completo del hombre sea pensable sin saber leer y escribir. Ese saber sin duda enaltece la vida, pero no es de ninguna manera indispensable para el crecimiento moral, físico o material del hombre”.
Haber olvidado cómo cavar en la tierra y colocar la semilla es haberse olvidado de uno mismo”.
La música de la vida corre el riesgo de perderse en la música de la voz”.
Toda la erudición, todo el estudio de Shakesperare y Wordsworth sería vano si, al mismo tiempo, no se edificara el carácter para lograr dominio sobre el pensamiento y la acción”.
Aprender nos permite superar muchos estados a lo largo de la vida, pero ese saber nos abandona por completo en las horas de peligro y tentación”.
Para orar es mejor tener un corazón sin palabras que palabras sin corazón”.

También existe otro viejo refrán chino que dice:

Cuando oyes algo, lo olvidas. Cuando ves algo, lo recuerdas. Pero hasta que no haces algo, no llegas a comprenderlo.

Ya en 1803, Schelling había advertido que:

Todas las reglas que se prescriben para el estudio yo las reduciría a una sola: aprende sólo para crear. Sólo con este divino poder de la producción se es un hombre verdadero; si no, se es simplemente una máquina bastante bien organizada”. (Friedrich W. Schelling, filósofo alemán, 1775-1854)

Por otro lado Goethe en el “Wilhem Meister”, dice:

La reflexión dilata, pero paraliza; la acción vivifica, pero limita”.

Asimismo, son destacables las reflexiones de Albert Einstein (físico alemán, 1879-1955):

La imaginación es más importante que el conocimiento”
El arte más importante del maestro debería ser la capacidad para provocar la alegría en la acción creadora y en el conocimiento”
Educación es lo que queda después de olvidar lo que se ha aprendido en la escuela”.
La única cosa realmente valiosa es la intuición”.

Por otro lado, Galileo nos recuerda:

No puedes enseñar nada a un persona, sólo puedes ayudarla a que encuentre dentro de sí misma”.

Y Mark Twain señala con gran ironía y profundidad:

Nunca permití que la enseñanza interfiriera con mi educación”.

Complementariamente, Erasmo de Rótterdam (erudito holandés, 1466-1536), reflexiona:

El colmo de la estupidez es aprender lo que luego hay que olvidar”.

Para finalizar recordemos lo que alguna vez dijo el gran maestro Antonio Gaudí (arquitecto español, 1852-1926):

La originalidad es volver al origen”, a lo que podríamos agregar que “ese origen probablemente esté en nuestras manos”.

Diferencias

  • Inventores Amateur

     

  • Inventores Profesionales
Inventores Amateurs Inventores Profesionales
Creen que una idea es un invento. Saben que su idea debe transformarse en un proyecto concreto, detallado y sólido, para llegar a ser un invento que a su vez pueda derivar en un producto comercial.
Son básicamente egoístas y quieren hacer todo por su cuenta, solos y sin ayuda.
Prefieren el 100% de algo pequeño, antes que compartir porcentajes de algo mayor.
Son básicamente generosos, y saben que la mejor forma de aumentar sus posibilidades de éxito se basará en la delegación de tareas específicas, y en la formación de un muy buen equipo de trabajo.
Tienen miedo de que les roben sus ideas y desconfían de todo el mundo. Saben que corren el riesgo de ser copiados o engañados por personas deshonestas, pero aprenden a protegerse y a confiar en los demás.
Exageran y ocultan información relacionada con las propiedades, atributos y virtudes de su invento, con el objeto de protegerse o para convencer a posibles socios. Deciden ser lo más francos, sinceros y concretos posible, a la hora de buscar inversores y socios, para evitar de este modo los malos entendidos y las falsas expectativas.
Creen que la idea o invento que tienen en el presente es algo único o totalmente original, y lo mejor que jamás se les haya o habrá ocurrido.
Además, suelen concluir que por el solo hecho de que su invento no esté ahora en el mercado, el mismo no existe o nunca ha sido patentado.
Antes de seguir adelante con el desarrollo de su proyecto, realizan búsquedas de antecedentes en forma profesional. Apuestan a la auto-superación, saben que las mejores oportunidades están aún por venir, y asumen que su mejor invento será el próximo. (No importa de cual se trate).
Afirman tener un invento de gran utilidad para la humanidad, pero dado que no tienen los recursos técnicos o financieros, han decidido donarlo, u ofrecer grandes porcentajes, a quien pueda llevarlo a la práctica. Sin embargo, esto sólo suele ser una forma muy frecuente de intentar ocultar su ignorancia, su incompetencia y su falta de compromiso. Tienen siempre presente que, si bien su invento puede ser beneficioso para los demás, su esfuerzo principal está orientado a satisfacer intereses personales y a la búsqueda genuina de una justa recompensa económica.
Para tal fin están dispuestos a asociarse, a delegar tareas y a hacerse responsables por todo el esfuerzo, dedicación y tiempo que esto demanda.
Hacen de la postergación, la queja, el lamento y la denuncia, una práctica habitual a la hora intentar justificar su propio fracaso.
Ven en cada oportunidad sólo problemas potenciales, no quieren correr riesgos, ni asumir responsabilidades, no saben esperar, y tienen baja tolerancia a la frustración.
Nunca se concentran en las quejas, ni en los lamentos, ni en las excusas, ni en las denuncias. Saben esperar, asumir riesgos y tomar responsabilidades, y ven en cada problema una fuente segura de oportunidades impostergables.
Hacen preguntas a personas especializadas y buscan consejo, pero siempre terminan haciendo lo que creían, o querían desde un principio. Dan la fuerte impresión de que en el momento de hacer sus preguntas, ya habían tomado una decisión, y que sólo lo hacen con la esperanza de que los demás confirmen sus creencias, prejuicios o convicciones, y no con la intención de ponerlas a prueba. Saben hacer preguntas y valoran en su justa medida las respuestas, los consejos y las críticas de los demás. Confían en la experiencia y en las sugerencias de las personas que ya han pasado con éxito por circunstancias similares, y están abiertos para someter a prueba a todas sus ideas, creencias y convicciones, para ajustarlas así a la realidad.
Suelen confundir a la tozudez con la perseverancia. Hacen de la perseverancia inteligente y flexible, un instrumento con el cual construir su propio éxito.
Tienen la fuerte tendencia a arrogarse el éxito final de un proyecto, sólo por haber propuesto la idea original, olvidándose con gran facilidad del apoyo, trabajo, inversión y talento de sus compañeros, colaboradores, socios e inversores que lo hicieron finalmente posible. Saben reconocer y valorar a tiempo, y en su justa medida, las contribuciones de sus socios, compañeros, e inversores, y tienen siempre presente que el éxito es el resultado de una compleja conjunción de múltiples y diversos factores, aportes y circunstancias que se planifican y desarrollan en armonía.
Cambian fácilmente de opinión, objetivos y pretensiones, y son fácilmente influidos por sus más allegados, casi siempre con los peores resultados y consecuencias. Saben honrar a sus compromisos, son coherentes con sus objetivos, y consecuentes con sus pretensiones. Y sobre todo, saben escuchar y aplicar a tiempo los buenos consejos de los demás, sin perder su propia valoración de los hechos, ni su capacidad de elección.
Se involucran con facilidad en muchos proyectos a la vez, se entusiasman con muchas y diversas ideas al mismo tiempo, y tienen fuertes dificultades para concentrarse y dedicarse al completo desarrollo de las mismas. Además, suelen insistir en que el proyecto actual es sólo el primer paso de otros inventos más importantes, pero no concretan ninguno. Son conscientes de la imperiosa necesidad de concentrarse en una sola idea a la vez, y se comprometen profundamente en el desarrollo completo de su invento hasta la instancia final, es decir: “el éxito en el mercado”.No se disipan, no pierden el foco y concentran sus esfuerzos caso por caso y etapa por etapa.
Pierden el entusiasmo una vez superado el desafío técnico.
Al mismo tiempo creen con firmeza que los criterios técnicos son suficientes como para sacar conclusiones comerciales.
Mantienen un entusiasmo responsable durante todo el proceso de llevar sus ideas a la práctica, sin descuidar los aspectos y criterios técnicos, legales, económicos y financieros.
A veces rechazan la idea misma de patentar, y suelen ser críticos con el Sistema Internacional de Patentes, invocan la necesidad de asociar el concepto de Propiedad Industrial con el concepto de Propiedad Intelectual (Derechos de Autor). Buscan seguidores o apoyo para luchar en contra de los sistemas ya establecidos, pero no son capaces de dirigir o proponer ninguna alternativa consistente y perdurable. Lejos de quejarse de un supuesto sistema injusto, se dedican a aprender en detalle cómo funciona el Sistema Internacional de Patentes, se adaptan, y se esfuerzan por sacarle el mayor y mejor provecho posible.
Suelen quedar fácilmente seducidos por los premios, la publicidad y la exposición pública, olvidando que el verdadero desafío y compromiso es el de tener éxito en el mercado. Nunca pierden de vista a sus objetivos y saben muy bien que los premios, la publicidad y la exposición pública sólo son instrumentos al servicio de sus metas económicas.
Creen que su talento para inventar los habilita además para proponer nuevos sistemas sociales, políticos o económicos, como si fueran visionarios y profetas que anuncian un nuevo orden mundial. Saben muy bien cuales son sus virtudes y potencialidades personales, pero al mismo tiempo reconocen las limitaciones y alcances específicos de sus contribuciones, sin caer en generalizaciones, o concepciones absolutas.
Pretenden atribuir su talento inventivo a cuestiones místicas, tales como visiones o sueños proféticos, mensajes divinos, premoniciones espirituales, o contactos con seres extraterrestres. Son racionales y concretos, básicamente agnósticos, escépticos, o con un fe moderada, y tienen los pies bien puestos sobre la tierra.
Son básicamente autodidactos chapuceros, intuitivos, cerrados a las críticas, supersticiosos y autocomplacientes. Son básicamente autodidactos metódicos, curiosos, reflexivos, racionales, abiertos a las críticas y autoexigentes.
Se ofenden y se resienten profundamente si alguien sugiere mejoras sustanciales a su invento, o si alguien advierte una seria falla, inconsistencia o limitación en el mismo. No se sienten heridos u ofendidos ante las críticas o sugerencias de los demás, ya que ven en esa circunstancia una valiosa oportunidad para mejorar o perfeccionar su propio invento.
Ocultan su baja autoestima bajo una actitud arrogante, agresiva, desafiante y autosuficiente. Tienen una alta y fuerte autoestima que se alimenta con el ejercicio continuo de convicciones firmes y permanentes, lo que no les impide mantener su humildad.
Son capaces de sabotear a sus propios proyectos antes que aceptar sus errores, o antes que compartir el éxito con los demás. No permiten que sus convicciones personales entren en conflicto con sus propios intereses, y no se sienten menoscabados si comparten el éxito con sus colaboradores.
Se concentran más en la idea técnica que en los aspectos económicos y financieros de su proyecto. No obstante, pretenden imponerles a sus socios, o a posibles inversores, sus propias ideas al respecto. Saben que la única forma de tener éxito con su invento, está basada en un plan, que pueda integrar y sostener tanto a los aspectos técnicos como a los aspectos económicos y financieros, y aceptan la experiencia de los demás en esas áreas.
Ven en los problemas inesperados, amenazas altamente preocupantes. Saben que los problemas y dificultades son oportunidades de cambio positivo.
Ante la posibilidad del primer acuerdo con inversores, o interesados en la explotación comercial de su invento, pretenden resarcirse de un “solo golpe” de todo su esfuerzo e inversión previa, se precipitan, se impacientan y solicitan cifras y condiciones irrazonables. Tienen plena consciencia de la evolución natural de los negocios, y saben que hace falta tiempo y mucha paciencia, para que todos los actores involucrados en la explotación comercial de un invento, logren los beneficios esperados.
Reclaman recompensas económicas en función de sus necesidades inmediatas o deseos, y no en función al real potencial económico de su invento. Quieren “salvarse” económicamente a toda costa, sin ningún argumento consistente. Basan sus expectativas económicas en función de un “Plan de Negocio” bien concebido y detallado, y ajustan sus deseos y esperanzas a los datos objetivos de la realidad.
Aspiran a “vivir de su invento”, antes que estar dispuestos a vivir concentradamente para el desarrollo exitoso de su invento. Reconocen muy bien que su invento sólo podrá darles beneficios económicos, en función del esfuerzo, concentración y recursos que puedan invertir en él.
Tienden a “apropiarse” de las ideas ajenas, y las creen propias consciente o inconscientemente, perdiendo todo sentido de justicia y ecuanimidad, cuando sus colaboradores les proponen ideas que puedan mejorar o incluso superar a las suyas. Saben defender debidamente a sus propias ideas y proyectos, sin necesidad de apropiarse de las ideas ajenas, y sin dejar de reconocer los aportes de sus colaboradores. Para eso, pactan anticipadamente con ellos los criterios y porcentajes a distribuir en cada caso.
Creen que si logran construir un prototipo, o aún conseguir una patente, ya están en condiciones para convencer a los inversores, o que los mismos los irán a buscar. Advierten tempranamente que ningún inversor golpeará a su puerta ofreciendo dinero, sino que es su tarea y responsabilidad básica, la de ir en su búsqueda para convencerlos con un excelente “Plan de Negocio”.
Suelen hablar de solidaridad y de trabajo colectivo, pero no les gusta la competencia, ni el trabajo en equipo, ni las comparaciones con otros inventores. Son altamente competitivos, saben trabajar en equipo, y aceptan gustosos los desafíos, y las comparaciones con otros inventores.
No saben casi nada de la práctica profesional de la invención, y sin embargo pretenden hacerlo todo según sus propias reglas. Aprenden mucho de sus propios errores, están altamente dispuestos a una mejora permanente, y no se olvidan de que alguna vez ellos mismos también fueron amateurs.

Olímpiada Argentina de Inventiva

Edición: 2011

“Donde hay un problema hay una oportunidad de cambio positivo” E.R.F.

Objetivos:

Estimular y entrenar el pensamiento inventivo en la vida cotidiana. Diariamente nos enfrentamos a problemas de orden técnico o social y debemos comprender que somos capaces de enfrentarlos, superarlos y resolverlos valiéndonos de nuestra capacidad inventiva y creatividad; la cual es posible entrenar y poner en práctica en todos los aspectos cotidianos.

Durante la OAI se resolverán problemas en tiempo real, que nos afecten a todos en nuestra vida diaria. Luego de presentado un problema concreto se podrán realizar bosquejos preliminares, desarrollar una de las ideas y en el mismo ámbito construir la primera maqueta de material elemental (papel, cartón, cinta, etc), realizar los primeros planos descriptivos y una breve descripción de la idea inventiva, su funcionamiento, finalidad y ventajas.

Al finalizar el tiempo estipulado todos los inventos presentarán una ficha técnica descriptiva, dibujos varios y por lo menos una maqueta elemental en papel y/o cartón.

Nuestro objetivo final es contribuir al hábito de la detección de problemas, búsqueda de posibles soluciones, realización de una ficha técnica preliminar por cada invento y una maqueta que nos permita modelizar el invento para poder interactuar con él y permitirnos posteriormente mejorarlo.

“Detectamos un Problema, pensamos diversas soluciones, elegimos la mejor y la transformamos en un invento; Lo pensamos y creamos desde su aspecto técnico y logramos materializarlo para analizar sus ventajas y desventajas. Así comenzamos nuevamente a mejorarlo.”

La 12º edición de la Olimpiada Argentina de Inventiva se llevará a cabo el sábado 17 de septiembre de 2011 de 14:00 a 17:00 hs, en la Escuela Del Sol.

Cramer 450 (C1426ANJ) BsAs. Tel:4553 6009 /4553 6351 / 4524 0313 / 15 54 702 765 ) / http://www.inventivaonline.com / http://www.escueladelsol.com.ar

“El mejor invento es el próximo”

Tratado de Cooperación

PCT (Patent Cooperation Treaty) Tratado de Cooperación en materia de Patentes – 1970.

El Tratado, concertado en 1970, fue enmendado en 1979 y modificado en 1984.

El Tratado está abierto a los Estados parte en el Convenio de París para la Protección de la Propiedad Industrial. Los instrumentos de ratificación o adhesión deben depositarse ante el Director General de la OMPI.

El Tratado permite buscar protección por patente para una invención simultáneamente en un gran número de países mediante la presentación de solicitudes de patente "internacionales". Pueden presentar tales solicitudes los nacionales o residentes de un Estado contratante. Estas pueden presentarse generalmente ante la oficina nacional de patentes del Estado contratante de nacionalidad o de domicilio del solicitante o, a elección del solicitante, ante la Oficina Internacional de la OMPI en Ginebra. Si la nacionalidad o el domicilio del solicitante corresponde a un Estado contratante que es parte en el Convenio sobre la Patente Europea, en el Protocolo de Harare sobre patentes y dibujos y modelos industriales (Protocolo de Harare) o el Convenio sobre la Patente Euroasiática, la solicitud internacional puede presentarse también en la Oficina Europea de Patentes, en la Oficina de la Organización Regional Africana de la Propiedad Industrial (ARIPO) o en la Oficina Euroasiática de Patentes (EAPO), respectivamente.

El Tratado reglamenta detalladamente los requisitos formales que debe satisfacer toda solicitud internacional.

El solicitante indica, entre todos los Estados contratantes, aquellos en que desea que surta efectos su solicitud internacional (los "Estados designados"). Los efectos de la solicitud internacional de patente en cada uno de los Estados designados son los mismos que si se hubiera solicitado una patente nacional ante la oficina nacional de patentes de este Estado. Si un Estado designado es parte en la Convención sobre la Patente Europea, el solicitante puede -y, tratándose de Bélgica, Chipre, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Mónaco y Países Bajos, está obligado a hacerlo- optar por los efectos de una solicitud de patente europea (y no nacional). Si un Estado designado es parte en el Convenio sobre la Patente Euroasiática, el solicitante puede optar por los efectos de una patente euroasiática (y no nacional). Si un Estado designado es parte en el Protocolo de Harare, el solicitante puede -y en el caso de Swazilandia, debe hacerlo- optar por los efectos de una solicitud de patente de la ARIPO (y no nacional). Si un Estado designado es miembro de la Organización Africana de la Propiedad Intelectual (OAPI), los efectos son los de las solicitudes regionales presentadas en la OAPI.

La solicitud internacional se somete luego a lo que se llama "búsqueda internacional". Esta búsqueda se lleva a cabo por una de las principales Oficinas nacionales de patentes [1] y da lugar a un "informe de búsqueda internacional", consistente en una enumeración de citas de los documentos publicados que pueden afectar a la patentabilidad de la invención reivindicada en la solicitud internacional.

El informe de búsqueda internacional se comunica al solicitante, y éste puede decidir el retiro de su solicitud, particularmente si, según el mencionado informe, resulta poco probable el otorgamiento de patentes.

Si no se retira la solicitud internacional, la Oficina Internacional la publica junto con el informe de búsqueda internacional y la comunica a cada una de las oficinas de patentes designadas.

Si el solicitante decide continuar con la solicitud internacional con el objetivo de obtener patentes nacionales (o regionales), puede esperar hasta el final del vigésimo mes después de la fecha de la solicitud internacional o, cuando esa solicitud invoque la prioridad de una solicitud anterior, hasta el final del vigésimo mes después de la presentación de esa solicitud anterior, para empezar el procedimiento nacional ante cada Oficina designada proporcionándole una traducción (cuando sea necesario) de la solicitud en el idioma oficial de esa Oficina y pagando a la misma las tasas habituales. Este período de 20 meses se prorroga otros 10 meses cuando el solicitante opta por pedir un "informe de examen preliminar internacional", informe que prepara una de las principales oficinas de patentes [2] y en el que se emite una opinión preliminar y no obligatoria acerca de la patentabilidad de la invención reivindicada. El solicitante tiene derecho a modificar la solicitud internacional durante el examen preliminar internacional.

El procedimiento del PCT ofrece grandes ventajas para el solicitante, para las oficinas de patentes y para el público en general:

  1. I. El solicitante dispone de ocho o de 18 meses más que los que tendría con otro procedimiento fuera del PCT, para reflexionar sobre la conveniencia de procurar protección en países extranjeros, para nombrar un mandatario local en cada país extranjero, para preparar las traducciones necesarias y pagar las tasas nacionales; se le da la seguridad de que su solicitud internacional, si se ajusta a la forma prescrita por el PCT, no podrá ser rechazada por razones de forma por ninguna de las Oficinas designadas durante la fase nacional de la tramitación de la solicitud; sobre la base del informe de búsqueda internacional, el solicitante puede evaluar con un grado razonable de probabilidad las perspectivas de que su invención resulte patentada; y, sobre la base del informe de examen preliminar internacional, esa probabilidad resulta mayor aún; y, durante el examen preliminar internacional, el solicitante tiene la posibilidad de modificar la solicitud internacional para ponerla en orden antes de su tramitación por las oficinas designadas; 
  2. II. el trabajo de búsqueda y examen de las oficinas de patentes de los Estados designados puede verse considerablemente reducido, o virtualmente eliminado, gracias al informe de búsqueda internacional y, cuando procede, al informe de examen preliminar internacional que acompaña a la solicitud internacional;
  3. III. como cada solicitud internacional se publica junto con un informe de búsqueda internacional, cualquier tercero está en mejores condiciones de formarse una opinión fundada sobre la patentabilidad de la invención que se reivindica.

 

El PCT creó una Unión. La Unión posee una Asamblea. Todos los Estados parte en el PCT son miembros de la Asamblea.

Entre las tareas más importantes de la Asamblea figuran la modificacíon del Reglamento del Tratado, la aprobación del programa y presupuesto bienal de la Unión y la fijación de las tasas derivadas de la utilización del sistema PCT. La Asamblea de la Unión PCT ha decidido establecer una medida especial en beneficio de las personas naturales que sean nacionales y residan en un Estado cuyo ingreso nacional per cápita sea inferior a 3.000 dólares de los EE.UU. Ese beneficio consiste en una reducción del 75% de ciertas tasas derivadas del Tratado. El modo más simple de obtener detalles acerca del PCT es a través de la Guía del Solicitante PCT, publicada por la OMPI, que existe en francés e inglés (también existen ediciones en alemán, chino y japonés, pero no son publicadas por la OMPI) y el Boletín del PCT [en inglés], publicado por la OMPI en inglés.

El desarrollo del sistema PCT queda demostrado por el hecho de que en 1979 se recibieron en la Oficina Internacional 2.625 solicitudes internacionales, mientras que en 1998 se recibieron 67.007. El promedio de designaciones por cada solicitud en 1979 fue de 6,66 y 71.74 en 1998. Una lista actualizada de Estados contratantes esta disponible en inglés y en francés.

[1] Las Oficinas de Patentes de Australia, Austria, China, España, los Estados Unidos de América, la Federación de Rusia, Japón, Suecia y la Oficina Europea de Patentes (situación al 30 de junio de 1999).

[2] Las Oficinas de Patentes de Australia, Austria, China, los Estados Unidos de América, la Federación de Rusia, Japón, Suecia y la Oficina Europea de Patentes (situación al 30 de junio de 1999).

Guía para Principiantes

Fuente: Internet. / “Young Inventors Network – Sweden”. (Red de Jóvenes Inventores – Suecia). Traducción del inglés por Eduardo R. Fernández, Marzo de 1999. Website: http://www.algonet.se/~invent/help.htm http://www.algonet.se/~invent/help.htm

La presente información es la información básica y preliminar que Ud., como inventor que recién se inicia, debe dominar. Buena suerte, y nunca se rinda.

1. Escriba sus ideas: Desarrolle el hábito de poner sus ideas por escrito. Realice notas, esquemas y dibujos. Trate de llevar siempre con Ud. un anotador, o pequeño cuaderno, y algo para escribir. Mire continuamente a su alrededor en busca de problemas que llamen su atención, y trate de solucionarlos de la mejor forma posible.

2. Antes que nada, pruebe sus ideas en su cabeza: Una vez que haya concebido una idea inventiva, imagínese cómo podría llevarla a la práctica, piense en todos los detalles, y en las consecuencias operativas. Piense en quiénes serían los compradores, y piense si su idea puede evolucionar más, y si Ud. mismo es capaz de mejorarla más y más. Es mejor que haga todo esto lo antes posible, antes de gastar mucho dinero en cosas muy locas. Tenga presente que hoy en día existen más de 40.000.000 de documentos de patentes en todo el mudo, y probablemente diez veces más inventores activos que nunca antes en la historia de la humanidad, lo que hace muy difícil desarrollar productos realmente originales y de utilidad comercial, que puedan sobrevivir a una dura competencia. Generalmente, si una persona tiene una idea habrá al menos 1000, en cualquier otra parte del mundo, que en le mismo momento también estén elaborando la misma idea. Trate de desarrollar su idea todo lo que pueda para hacerla realmente única, y llévela a la práctica lo antes posible. Muchas personas pueden tener la misma idea, pero pocos, muy pocos, la hacen funcionar.

3. Haga una búsqueda de antecedentes de patentes: Antes de invertir tiempo y dinero en su proyecto inventivo, primero lleve a cabo una muy buena búsqueda de antecedentes. Ud. necesita saber lo antes posible, si alguien más en alguna otra parte del mundo ya ha pensado y patentado la misma solución al mismo problema. Ud. puede investigar en los lugares de comercialización, en los catálogos, en publicaciones especializadas, en la Internet, y en las bibliotecas. Esto está bien, pero es muy difícil estar al tanto de todo lo que sucede en otros países, siguiendo ese método; pero existen otros métodos más efectivos, como consultar una Oficina de Patentes, un banco de datos, o contratar los servicios profesionales de un agentes de patentes de invención, aunque debemos reconocer que pueden resultar caros. Al realizar una búsqueda de antecedentes, Ud. no sólo se enterará de la originalidad, o no, de su idea, sino que aprenderá muchas cosas interesantes que lo ayudarán a mejorar su actual invento, o inventos futuros.

Una vez que haya concluido su búsqueda de antecedentes con resultado favorable para su idea original, es decir sin antecedentes significativos, Ud. está en condiciones de iniciar un trámite de patentes de invención, o sea un registro oficial en la Oficina de Patentes. Este es el paso preliminar más importante para comenzar el camino que lo llevará a conducir a la fabricación y comercialización de su invento. Hoy en día también es posible realizar una búsqueda de antecedentes en web sites especializados de la Internet, aunque este servicio no es tan completo y confiable como los que mencionamos anteriormente, es de esperar que mejore significativamente en los próximos años. (Ejemplos: http://www.delphion.com http://www.delphion.comhttp://es.espacenet.com http://es.espacenet.comhttp://www.PatentCafe.com http://www.PatentCafe.com ).

4. Mantenga su idea en secreto: La mayoría de los inventores eligen proteger sus ideas para evitar que nadie se las robe. La mejor forma, y la más común, de proteger una idea inventiva es a través de una patente de invención, pero existen otras formas de protección. Haga lo que haga, asegúrese de que su idea se mantenga en secreto hasta que se vea obligado a mostrársela a alguien que pueda ayudarlo en su desarrollo. Tenga presente que si Ud. hace pública su idea, antes de solicitar una patente de invención, una marca, un diseño, o un modelo industrial, Ud. no podrá solicitar posteriormente una patente, porque habrá perdido la novedad. Esto le podría causar a Ud. una pérdida de dinero y de tiempo. Si Ud. se ve obligado, por razones de investigación y desarrollo, a mostrar su idea o proyecto inventivo, a alguien antes de solicitar la patente de invención, debería considerar la necesidad de hacerle firmar un acuerdo de confidencialidad.

5. Proteja su idea: Existen diferentes formas de protección:

a. Patentes provisionales: Este sistema no está disponible en todos los países. Es un método de bajo costo para obtener protección en base a asegurarse una fecha de prioridad. Para darnos cuenta de la importancia de la fecha de prioridad, sólo recordemos en caso de la invención del teléfono, cuya gloria y beneficio económico fueron para Alexander Graham Bell, quien en 1876 presentó su patente de invención en la Oficina de Patentes de los EE.UU, sólo dos horas antes que otro inventor, Elisha Gray, con exactamente el mismo invento, se presentara en la misma oficina. Hoy todo el mundo recuerda a Bell, y casi nadie conoce a Gray. Una vez que Ud. se ha asegurado una fecha de prioridad, Ud. puede seguir con el trabajo de investigación y desarrollo de su invento, antes de solicitar una patente definitiva. No piense que esto es un gasto inútil de tiempo y dinero, se verá Ud. favorecido con gran cantidad de información útil para sus inventos presentes y futuros.

b. Patentes de invención: Este registro protege básicamente el funcionamiento de su invento, como por ejemplo sistemas de engranajes, sistemas de inyección de combustible, abridores de latas, procesos químicos, o un circuito electrónico. Si Ud. logra una patente sobre algo, Ud. obtiene los derechos exclusivos por alrededor de 20 años, según el país de que se trate, para fabricar y comercializar su invento. Una patente de invención cuesta mucho dinero, asegúrese de hacer bien las cosas desde un principio. Recuerde además, que una patente sólo es concedida si el invento es total y enteramente nuevo.

c. Marcas: Mediante este sistema Ud. puede proteger un nombre o un logotipo, sobre los cuales la confianza y la buena voluntad de los consumidores, harán que tenga o no valor posterior en el mercado. De esta forma el público consumidor reconoce y distingue un producto o servicio, como es el caso de Coca Cola, Kodak, IBM, Nike , etc. Las formas y las fragancias también pueden ser registradas por este método, como es el caso de la forma de la botella de Coca Cola, y de algunos precipitantes aromatizados de las cervezas más famosas.

d. Diseños: Este método protege el aspecto exterior de un producto, no su funcionamiento. Ejemplos de esto pueden encontrarse en los muebles, vajillas, vestimentas, juguetes, e instrumentos diversos. La protección de un diseño es mucho más barata que una patente de invención, pero al mismo tiempo es una forma muy poderosa de protección, si se la utiliza en la forma correcta. Por eso, sea inteligente al hacer uso de esta forma de protección.

e. Derechos de autor: Es una protección para trabajos artísticos, como por ejemplo libros, dibujos, películas y fotografías, también es aplicable a trabajos artísticos menores, como folletos instructivos, publicidad, y programas de computación.

f. Ventas: La mejor forma de protección es esta galaxia es una explosión en las ventas. Como Ud. bien puede ver, ninguna de las formas de protección mencionadas anteriormente, es realmente útil a menos que Ud. disponga de mucho dinero. En realidad, cualquiera puede infringir una patente. Ud. entonces se preguntará ¿por qué?, bueno, el hecho es que la mayoría de los inventores tienen tantas limitaciones económicas que eso les impide litigar en las cortes en contra de los infractores, especialmente si se trata de las grandes corporaciones. Piense acerca de esto, y trate de conseguir a alguien de confianza que pueda ayudarlo en el fabricación y en la venta de su invento, a escala nacional e internacional. Ud. tiene que ser la primera persona en comercializar su propio invento, para hacer conocido a su producto y así conseguir el reconocimiento y crédito ante posibles inversores futuros. Esto lo debe hacer antes de que la competencia se le adelante. De todos modos recuerde que siempre alguien intentará adelantársele o infringir su patente. Proteger un invento lleva mucho tiempo y mucho dinero, pero también existen algunos atajos que Ud. puede tomar. Por ejemplo Ud. podría llevar a cabo un estudio de mercado y un plan detallado de negocios, en el principio de su proyecto. Esto lo ayudará a conseguir con mayor facilidad algún respaldo económico de algún inversor. Pero sea muy cuidadoso con quien Ud. elige como asociado o inversor, averigüe siempre sobre sus antecedentes y actividades.

6. Realice un plan de negocios: Una vez que Ud. ha cumplimentado las etapas anteriores, necesita hacer una prueba exhaustiva y concluyente de su idea inventiva. También debe preguntarse si realmente hay alguien en el mercado, en número y con el poder adquisitivo suficiente, como para interesarse en su producto. Si esto no es así, haga las correcciones suficientes, o cambie de proyecto. Mejore su invento y trate de hacerlo lo más atractivo posible, en todos los aspectos. La investigación de mercado es la parte más importante de un plan de negocios, y esto debe ser iniciado tan pronto como haya iniciado algún tipo de protección de su invento. Todo esto es importante porque le permitirá contar con argumentos como para convencer a otras compañías o para conseguir ayuda financiera de un banco.

7. Realice prototipos y folletos profesionales: Después de todo el trabajo anterior, Ud. debe probar su producto en el mercado real, con las condiciones reales y con la demanda real. Construya uno o dos prototipos muy bien hechos, y pruébelos muy cuidadosamente. No deben fallar en el momento de las pruebas con el público, si lo hacen esto le causará a Ud. muchos problemas. La introducción en el mercado es de lo más importante, lo que significa que el producto debe lucir atractivo y bien presentado, y debe hacer lo que Ud. dice que hace.

8. Introduzca su producto en el mercado: Esta es la parte más importante de todo el proceso inventivo. Una introducción en el mercado debe ser realizada por gente profesional, y que además posea los contactos necesarios. Recuerde que si Ud. no tiene esas habilidades, debe urgentemente delegar esas tareas en alguien de confianza. Ud. necesita un socio comercial, pero elíjalo muy cuidadosamente, y permita que un abogado revise el contrato que los vincula, antes de firmarlo. Tómese su tiempo antes de elegir al socio adecuado, todos cometemos errores, pero si cometemos un error en esta etapa, puede ser muy difícil que podamos reponernos a tiempo.

¡BUENA SUERTE, Y NUNCA SE RINDA¡

Sección en Construcción

Esta sección se encuentra en construcción. Sepa disculpar las molestias.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Inventando el Futuro

La mejor forma de predecir  el futuro es creándolo...
Peter Drucker

La idea de futuro está íntimamente relacionada con la idea de progreso y desarrollo, como resultado de un proceso que muchas veces está más enraizado en las esperanzas y las opiniones particulares, que en la planificación sistemática y la gestión profesional

Los conceptos de futuro, de progreso y desarrollo, son básicamente un conjunto de convicciones e intereses que se tejen continuamente en el presente, y que tienen como instrumento de acción a la creatividad, a la iniciativa emprendedora, a la planificación y al trabajo intensivo.

Pero el objetivo de esa visión suele perderse de vista, o suele diluirse cuando el ambiente institucional, cultural y económico financiero en el que se mueven los emprendedores, se torna hostil o indiferente

Las PyMEs de base tecnológica son y han sido objeto de numerosos análisis e idealizaciones, que no sólo no han sido operativos, sino que contra las declaradas intenciones de promoción y apoyo por parte de las políticas de estado, han distorsionado y bloqueado su normal funcionamiento y desarrollo.

Existe en nuestro país una marcada confusión conceptual relacionada con el significado acabado y profundo de la tecnología, la ciencia, la gestión de las PyMEs, la vinculación potencial entre academia, ciencia, empresa, y la innovación.  Circunstancia ésta que impide percibir que la “Gestión de la Innovación“, es la “vía regia” para el progreso y desarrollo sostenido de las sociedades modernas.

Dicha dificultad conceptual no sólo se da en los medios de comunicación y en el público en general, en donde sería bastante excusable, sino que se da principalmente en el nivel académico, político y empresarial. Ni las universidades ni los funcionarios públicos ni el sector empresarial, han analizado, comprendido y planificado el potencial de las PyMEs de base tecnológica desde la perspectiva de la “Gestión de la Innovación”.

Basten como ejemplos el “Plan Nacional Plurianual de Ciencia y Tecnología, 1998-2007”, la “Ley de Fomento a la Innovación” (Ley 23.877),  la existencia misma del “Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología”,  la “Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva”, el “Sistema Nacional de Innovación” y el Concurso “Innovar”.En todos los casos se verifica la existencia de conceptos muy difusos, cuando no completamente erróneos, sobre qué es la innovación y los verdaderos roles de la tecnología  (como el saber hacer), y la ciencia (como método de conocimiento), en el proceso de la “Gestión de la Innovación”. A tal punto llega la confusión que se habla de “innovación productiva”, como si  existiera  algún otro tipo de innovación, o como si fuera posible la  innovación  no productiva.

Pero no se trata solamente de distorsiones semánticas o interpretativas, sino que dichos conceptos difusos suelen tener consecuencias prácticas altamente negativas, cuando a partir de ellas se planifican proyectos de alcance nacional que consumen grandes recursos financieros y humanos.

Este entorno de escaso apego al verdadero significado e implicancias de la “Gestión de la Innovación”, y de completa indiferencia a las experiencias exitosas a nivel mundial en esta área, no hacen más que vaciar de contenido y significado a  los proyectos y discursos que se han lanzado y aún se lanzan, sobre el tema de las PyMEs de base tecnológica.

En países como Canadá, Finlandia, Suecia, Corea, en incluso en Italia y España, más cercanos a nuestra identidad cultural, las PyMEs de base tecnológica, son alentadas,  capacitadas, apoyadas y promovidas, como una forma efectiva y genuina de generar fuentes de empleo y productos con capacidad exportadora.

El marco conceptual e institucional para dicho apoyo gira en torno a “Centros Nacionales de Innovación”, en donde se entiende y se declara que la innovación es “la introducción exitosa de un  nuevo  producto en el mercado”, sin ninguna otra acepción o interpretación peregrina. En dichos centros, los inventores independientes, emprendedores tecnológicos, técnicos, científicos, empresarios, inversores de riesgo, estudiantes y público en general, encuentran el ámbito y la oportunidad de interactuar y vincularse exitosamente para inventar, desarrollar y comercializar nuevos productos a escala local y global.

Sin embargo cuando en nuestro país se habla de las PyMEs, en general, suele olvidarse o ignorarse, que la mayoría de los emprendedores del sector están dedicados a los servicios, o en algunos casos marginales a la producción de “commodites”,  o a la fabricación de productos de libre competencia, a las franquicias, o a la explotación comercial de un producto bajo licencias de patentes extranjeras.

Pero lo que queda mayoritariamente excluido o ignorado, es el aspecto potencialmente más  interesante y productivo de ese tipo de empresas, es decir el de las PyMEs de base tecnológica, el sector de mayor crecimiento en los países desarrollados y el que más beneficios económicos produce.

Este tipo de PyMEs generan productos que son exportados a los principales mercados mundiales, y  están protegidos por marcas, modelos y diseños industriales, y principalmente por patentes de invención.

Al realizar un análisis comparativo se advierte fácilmente que las PyMEs de servicios, suelen requerir una baja inversión inicial, tienen un mayor crecimiento en poco tiempo, pero tienen además un techo de crecimiento muy bajo, son prontamente debilitadas por al competencia, generan escasos puestos de trabajo, y poseen escasa o nula capacidad exportadora.

Sin embargo, cuando se evalúan a  las PyMEs de base tecnológica desarrolladas a partir de patentes de invención, se pone en evidencia que se trata de empresas muy diferentes a las del primer grupo, que si bien requieren una mayor inversión inicial, son de crecimiento lento, y afrontan mayores riesgos iniciales, tienen sin embargo la ventaja competitiva de poseer un alto techo de crecimiento, una capacidad comercial más prologada en el tiempo y  con la clara capacidad de generar mayores puestos de trabajo y mayores beneficios económicos producto de la actividad exportadora.

A partir de este breve análisis es preciso resaltar la importancia del manejo de conceptos muy claros y precisos sobre la tecnología, la ciencia y la innovación, a partir de los cuales planificar las acciones que hagan posible los mejores resultados prácticos.

Como ya se ha mencionado, la innovación no es solamente “lo nuevo”, como erróneamente se cree, sino “la introducción exitosa de un nuevo producto en el mercado”, y para que esto se verifique y se logren resultados positivos, resulta imperioso promover  el ejercicio profesional y sistemático de la “Gestión de la Innovación”, disciplina que cada vea más tendrá un papel protagónico  en el mundo futuro, y del cual la Argentina no debería estar ajena, si se desea tener éxito como sociedad en todos los niveles.

Una vez que nuestros dirigentes, empresarios, el sector académico, y los formadores de opinión pública, comprendan el verdadero valor y significado de la innovación, la misma se convertirá en uno de los objetivos estratégicos nacionales. Y una vez alcanzado el rango de “meta nacional”, el próximo paso será la planificación, organización y puesta en actividad de un “Centro Nacional de Innovación”, capaz de coordinar y promover las actividades relacionados con las PyMEs de base tecnológica, de esto se trata  en definitiva la “Gestión de la Innovación”.

Dentro de toda esta concepción, existe un recurso social poco percibido y valorado en nuestro país, y es el servicio que pueden prestar los inventores profesionales independientes, una fuente no convencional de proyectos capaces de generar el desarrollo de PyMEs de base tecnológica.

En tal sentido, es poco conocido el hecho histórico que la Argentina es el país número 14 a nivel mundial, en relación al número de inventores independientes, el número de patentes locales y  la cantidad total de habitantes.  Esto coloca a nuestro país en el primer puesto en América latina y por encima de muchos países importantes,  como por ejemplo España, Italia, Bélgica, Austria, Canadá y Australia.

Por otro lado cabe recordar que nuestro país es el único país en toda Iberoamérica, que ha generado históricamente a inventores e inventos de prestigio internacional, como Raúl Pateras de Pescara, el inventor del primer helicóptero eficiente en la historia de la aviación mundial, Juan Vucetich, el inventor del “Sistema Dactiloscópico argentino para la identificación de personas”, Enrique Fichochietto, el inventor de más de 200 instrumentos quirúrgicos aún uso en todo el mundo, y el emblemático Ladislao José Biro, el inventor del bolígrafo,  y el primer inventor-industrial exitoso en el hemisferio Sur.

Pero es también necesario destacar que, pese a esta larga tradición histórica de inventores independientes de “clase mundial”, tanto los funcionarios públicos, como el sector académico y el sector empresario de nuestro país, nunca han percibido a la comunidad de inventores independientes como un recurso potencial, capaz de generar PyMEs de base tecnológica, con claras ventajas competitivas para generar productos exportables.

Llegados a este punto, cualquier emprendedor, funcionario, o empresario que comprenda la importancia  y potencial de la comunidad de inventores, y su  impacto directo en el sistema productivo de un país,  podría preguntarse: ¿Por dónde hay que empezar?, y ¿Cuáles son las prioridades para diseñar planes en tal sentido?

Esas preguntas  podrían comenzar a  responderse si se profundizaran los siguientes conceptos básicos:

  • La innovación como meta nacional.
  • La comunidad de  inventores profesionales independientes, como un recurso competitivo renovable, y generadores de PyMEs de base tecnológica con capacidad exportadora.
  • La  integración de los mejores y más  amplios recursos materiales y humanos  en torno a  un Centro Nacional de Innovación.

Gestión de la Innovación

Por: Eduardo R. Fernández.

Introducción:

Habitualmente se asocia a la palabra “innovación”, con los conceptos de “nuevo”, y/o “cambio”, y otras veces se utiliza como sinónimo de “invento”, o “avance tecnológico/científico”.

Además, la palabra “innovación”, se utiliza en los más variados ámbitos legales y sociales, con características y acepciones diferentes, no siempre acertadas.

Por tal motivo, cabe destacar que el sentido pleno de la palabra “innovación”, es el de “introducción de lo nuevo” , es decir, el resultado práctico de introducir un cambio en un sistema, en un proceso, o en un procedimiento, y que ese cambio sea aceptado, utilizado y valorado por la sociedad.

La “innovación”, también puede ser considerada como la incorporación de un invento al sistema productivo y de comercialización.

Otro error habitual es creer que la “innovación” es un proceso de gestión, cuando en realidad es “un resultado práctico de una gestión continua”, que se instala en un sistema de creencias, usos y costumbres, adquiriendo un valor de intercambio. En ese sentido, también queda claro que puede haber “innovaciones sociales” e “innovaciones tecnológicas”.

Los procedimientos que orientan, y hacen posible a la “innovación”, son tratados y sistematizados por una disciplina llamada “Gestión de la Innovación”.

Es muy importante advertir además, que en una sociedad puede haber ciencia, tecnología, industria y actividad inventiva, y sin embargo puede no haber “innovación”, si es que los resultados de dichas disciplinas no llegan y se instalan en el mercado de consumidores y usuarios.

Según el pensamiento de Peter Drucker, debemos tener presente que: “la prueba de una innovación, no es su novedad ni su contenido científico, ni el ingenio de la idea, sino su éxito en el mercado”.

Gestión de la Innovación:

La ingeniería de gestión, como disciplina de manejo empresarial, que hace posible lograr un resultado llamado “innovación”, es la “Gestión de la Innovación”.

Esta disciplina está orientada hacia la detección temprana de problemas en los mercados y en las industrias; y hacia la implementación de estrategias que permitan el desarrollo de nuevos productos, procesos, sistemas y servicios. El instrumento estratégico que utiliza es la Investigación y Desarrollo (I+D), basado en el Sistema Internacional de Patentes de Invención, los Derechos de Propiedad Intelectual, y la elaboración de un adecuado Plan de Negocio.

En los países más avanzados del mundo, existen organismos llamados “Centros de Innovación”, que tienen como objetivo principal vincular a los inventores (como fuente de nuevos proyectos tecnológicos, de relevancia económica), con los sectores sociales que representan a la inversión y la producción. De este modo se generan nuevas empresas de base tecnológica, de forma planificada y sistemática, a través de la práctica activa de la “Gestión de la Innovación”.

Citando nuevamente a Peter Drucker, recordamos que: “La Gestión de la Innovación es un instrumento específico del empresario innovador, a través de la acción de dotar de un nuevo valor a los recursos ya existentes, y con una nueva capacidad de producir riqueza, es decir que la Gestión de la Innovación crea un recurso”.

Características de un Producto Exitoso:

Un nuevo producto exitoso, generado y administrado según los criterios de la Gestión de la Innovación, en general, tiene muy poco que ver con la naturaleza técnica del producto, pero sí mucho que ver con el vigor y profesionalismo con que el producto es comercializado.

Al iniciar un proceso de Gestión de la Innovación, todo inventor debería responder satisfactoriamente a cinco preguntas, antes de presentar sus proyectos inventivos a potenciales clientes, inversores, fabricantes o socios.

¿Realmente funciona?

Existen varias formas mediante las cuales, una persona con sentido común, puede asegurarse que el producto, proceso, o sistema hace lo que su inventor dice que hace.

Muchos creen que este paso es bastante obvio y fácil, sin embargo algunas determinaciones de funcionamiento son muy difíciles, especialmente cuando el invento presentado intenta aportar significativas mejoras mecánicas, químicas, físicas y electrónicas, y no se cuenta con un prototipo funcional.

Cuando la respuesta a la pregunta: ¿Realmente funciona?, no surge con claridad de las ideas representadas en los planos y esquemas aportados por el inventor, lograr una evaluación técnica se transforma en un desafío demasiado grande, e impide que el proyecto siga adelante, dado los elevados costos para llevar a cabo un prototipo funcional, y la contratación de expertos para un análisis profundo.

¿Es único?

Un principio general, común en todo nuevo producto exitoso, es que deber resolver un problema, o cubrir una necesidad, mejor de lo que lo hace la competencia, de forma directa o indirecta.

Los posibles socios o inversores, están siempre preocupados por los competidores potenciales, y buscan siempre alguna ventaja a partir de la prioridad de una patente y de la originalidad.

La singularidad de un proyecto, se determina habitualmente mediante la búsqueda de antecedentes en materia de patentes de invención, en bancos de datos especializados. El paso siguiente es iniciar los trámites de una patente de invención, en los mercados específicos del producto desarrollado.

Debemos recordar que la exclusividad que otorga una patente de invención, es la consideración más importante para determinar el valor de las regalías que eventualmente recibirá un inventor.

El examen detenido y profesional de otras patentes, de marcas comerciales, de derechos de autor, y de secretos comerciales, son una parte muy importante en el desarrollo de un nuevo producto. Generalmente estos análisis comienzan con una búsqueda de antecedentes en las Oficinas de Patentes, y necesitan de la intervención de un agente de patentes con mucha experiencia.

Un agente de patentes con probada experiencia profesional, dará la garantía de contar tempranamente con información relevante, que permita determinar si el proyecto de un nuevo producto, es viable o no.

Una de las primeras preguntas, que los posibles inversores, socios y/o fabricantes, suelen formularse es: ¿Quién ha realizado el trámite de patentamiento?. A menos que dicho trámite haya sido realizado por un profesional altamente calificado, el proyecto pierde rápidamente credibilidad ante los posibles interesados.

La segunda pregunta que habitualmente suele surgir es: ¿Se trata de una patente fuerte, con reivindicaciones lo suficientemente amplias como para evitar mejoras de otros inventores? En este caso, sólo una respuesta positiva, elaborada y fundamentada por un agente de patentes muy profesional, permitirá que el proyecto siga su curso.

También es necesario llevar adelante un análisis de competitividad. La Propiedad Intelectual no es suficiente para garantizar el éxito en el mercado, del mismo modo que disparar un proyectil no garantiza dar en el blanco. Si el nuevo producto o proceso, no posee una ventaja singular sobre las características, beneficios o precio de la competencia, los posibles inversores y/o fabricantes se preguntarán: ¿Por qué deberíamos fabricarlo?

¿Existe realmente un mercado?

Generalmente, el hecho de poder interesar y convencer a un posible socio o inversor, está relacionado con la disponibilidad de un análisis independiente del producto, aunque sea en forma preliminar. Esto se lleva a cabo recurriendo a los servicios de expertos en estudios de mercado, y a través de encuestas, producciones piloto, y muestreos en diferentes mercados.

El punto crítico en todo este proceso, es tener presente que en términos generales, los empresarios no desean oír hablar de los “sueños del inventor”, dando estimaciones y proyecciones, que en la mayoría de los casos están fuera de la realidad de los mercados. Lo que sí desean oír son las estimaciones y análisis de profesionales en marketing, sobre las cuales poder tomar las decisiones más adecuadas.

¿Cuáles son los costos de fabricación?

¿Será un nuevo producto exitoso, si el precio de venta al por menor es solamente el doble de los costos de la materia prima y la fabricación?. La respuesta es sencillamente no. Habitualmente la tendencia en los mercados mundiales es que, los precios de los nuevos productos deben triplicar o cuadriplicar, las inversiones iniciales, para así garantizar beneficios para el inventor, los inversores y los fabricantes.

Para un correcto análisis de los costos iniciales y finales, deben tenerse en cuenta los costos de las matrices, equipamiento general, costos de comercialización y distribución, publicidad e impuestos.

Muchos inventores no tienen en cuenta estos requerimientos, y ponen en alto riesgo el desarrollo exitoso de sus proyectos.

¿Está el inventor preparado y dispuesto para realizar un trato con los inversores, socios o fabricantes?

Tal vez este sea el punto más delicado e importante en el desarrollo de un proyecto inventivo. Es de suma importancia saber lo antes posible si el inventor que presenta el proyecto, está lo suficientemente informado, capacitado, con la suficiente experiencia y habilidad específica, y con la voluntad necesaria, como para enfrentar las dificultades del proceso que llevará a su producto hasta el mercado.

Esta es la pregunta más importante de las cinco, y lograr una respuesta positiva nos evitará conflictos y malos entendidos posteriores.

Conclusiones:

1. Los nuevos productos deben ser una solución singular a un problema específico, no solamente una solución a un problema, sino una solución única.

2. El nuevo producto debe ser fácilmente entendible. No hay que pretender educar previamente a los usuarios, para que lo compren.

3. El nuevo producto debe aparecer como obvio para los usuarios. Sus atributos, características y ventajas deben ser muy evidentes al compararlos con la competencia.

4. El nuevo producto debe utilizar materias primas y procesos de fabricación muy simples. Y debe haber una muy baja inversión en matrices y equipamiento en general.

5. El nuevo producto debe llegar al mercado con el precio más adecuado, en términos generales, el mercado mundial estima ese precio por debajo de los U$D40.

6. El nuevo producto debe garantizar la satisfacción del usuario, de la forma más clara y directa posible.

7. El nuevo producto debe ser positivo. Es decir, que no debe implicar riesgos, daños o pérdidas tanto para los usuarios directos, como para el medio ambiente.

8. El nuevo producto debe poder sostener sus ventajas por sí mismo. Debe ser independiente del uso, distribución y éxito, de otros productos secundarios.

9. El nuevo producto debe hacer un uso ventajoso de los canales de comercialización ya establecidos, y no intentar crear canales nuevos. Además debe ser de fácil distribución y disponibilidad.

10. El nuevo producto debe despertar el deseo de compra en la mayor cantidad de consumidores posible. Debe transmitir el mensaje de que no sólo satisface una necesidad, sino que además posee otros atributos o valores asociados, como la estética, la confortabilidad, la seguridad, etc.

11. El nuevo producto no debe transmitir la sensación de que fue diseñado para un grupo de personas en especial, si no, correrá el riesgo de que no parezca atractivo para nadie.

12. El nuevo producto debe ser de baja tecnología, y debe poder venderse sin la necesidad de una garantía.

Errores más comunes

Todo inventor debería advertir a tiempo, el riesgo que corre de padecer alguno de los diez errores más frecuentes, y que pueden llevar al fracaso a cualquier proyecto inventivo, y hacer todo lo necesario para evitarlos, o corregirlos lo antes posible. Los diez errores fatales para los inventores pueden resumirse de la siguiente manera:

  1. 1. Paranoia.
  2. 2. Omnipotencia.
  3. 3. Avaricia.
  4. 4. Impaciencia.
  5. 5. El síndrome del nido vacío.
  6. 6. Descontrol de las emociones.
  7. 7. Sordera psicología.
  8. 8. Excentricidad y chifladura.
  9. 9. El síndrome de la postergación.
  10. 10. El síndrome del miedo al éxito.

 

Paranoia: Consiste en un sentimiento profundo y persistente, que hace que los inventores desconfíen de los demás; y de la recurrente convicción de que alguien intentará defraudarlos, copiarlos o vulnerar sus ideas, derechos y/o proyectos. La sospecha y el temor invaden al inventor, y es incapaz de confiar en otras personas, incluso en aquellas de las cuales depende para avanzar en sus proyectos.

Omnipotencia: Consiste en la actitud de creer que uno puede hacerlo todo por sí mismo, sin la ayuda, el consejo o el apoyo de los demás. Con mucha frecuencia, esta actitud lleva a los inventores a creer que su sola convicción y su solo entusiasmo bastan para llevar adelante un proyecto, sin tener en cuenta las limitaciones técnicas, legales, financieras, y de conocimientos específicos, que todo proyecto inventivo suele presentar.

Avaricia: Consiste en la actitud desubicada que lleva a un inventor a sobrevalorar tanto a su propio invento, como a sus propias habilidades y experiencia, en relación con el potencial y las necesidades de desarrollo de su invento. Habitualmente esta circunstancia lleva al inventor al fracaso prematuro, al exigir o demandar imperiosamente pagos iniciales desmedidos, o regalías fuera de la realidad, que coinciden más con sus necesidades y fantasías inmediatas, y con su falta de perspectiva comercial, que con el real valor potencial de su invento.

Impaciencia: Consiste en una actitud irrefrenable de esperar que las cosas resulten positivas, o progresen, mucho antes de lo que la lógica, la experiencia, y le potencial del invento lo hacen suponer. Esto lleva al inventor a acosar a los gerentes de una empresa que está evaluando su invento, a perseguir a un inversor para que arriesgue más dinero, antes de evaluar los resultados preliminares, o a forzar los tiempos previstos para el estudio de mercado, la producción de prueba, y los intentos exploratorios de comercialización.

El síndrome del nido vacío: Consiste en el sentimiento de vacío, temor y desconfianza que provoca la perspectiva de poder perder el control sobre el destino y manejo de un invento. Con mucha frecuencia, un inventor a punto de llegar a un acuerdo de licenciamiento de un invento, o de la venta de una patente de invención, se siente invadido por una profunda depresión, angustia, nostalgia y desamparo, que lo hacen desarrollar actitudes que ponen en peligro los acuerdos que está a punto de lograr. Esto puede explicarse en parte a la enorme cantidad de tiempo, esfuerzo, inversiones, y compromisos emocionales, que los inventores suelen concentrar en sus inventos (sus "hijos"). El temor que provoca la perspectiva de perder control sobre su invento, los impulsa a reaccionar en una forma inmadura, irresponsable y de "auto-boicot".

Descontrol de las emociones: Consiste en la pérdida de control sobre las propias respuestas emocionales, y está fuertemente relacionado con el "Síndrome del nido vacío", y con el "animismo del invento", como una consecuencia inmediata del temor a la pérdida de control sobre el destino del invento. Esto suele generar angustia, ira, violencia, desconfianza, temor, ansiedad e imprudencia; reacciones que no sólo bloquean las chances de éxito de un inventor, sino que malogran los logros incipientes que pudieran haberse alcanzado. Cuanto más emocional se vuelve un inventor, mayores son sus posibilidades de fracaso.

Sordera psicológica: Consiste en la fuerte resistencia de un inventor a no tener en cuenta los consejos, opiniones y análisis de terceras personas, sobre las posibilidades de riesgo, defectos y falencias de su invento. En apariencia, un inventor puede decir que valora y busca la opinión de los demás, pero cuando sufre de "sordera psicológica", tiende a rechazar todo comentario o información que contradiga o ponga en duda a sus previsiones y convicciones más profundas, aunque estas choquen evidentemente con los datos de la realidad. La imposibilidad de escuchar a las opiniones de los expertos, o a los comentarios y respuestas del público consumidor, lleva al fracaso inevitable de cualquier proyecto inventivo.

Excentricidad y chifladura: Consiste en desarrollar una conducta real o aparente, que muestra al inventor fuera de las respuestas que las personas comunes esperan de un interlocutor, socio o compañero. Esto puede deberse a reales problemas psicológicos, o a un mal hábito de querer aparentar ser diferente, superior o excepcional, ante los ojos de los demás, con el fin de impresionarlos y de sacar alguna ventaja. En estos casos, los inventores suelen cambiar de opinión con demasiada frecuencia, o plantean cambios en los términos y condiciones de los acuerdos ya establecidos, o exigen cosas fuera de toda lógica o razonabilidad.

El síndrome de la postergación: Consiste en el mal hábito de dejar las cosas para más tarde, o para cuando el entorno sea totalmente favorable. Esta actitud, o mal hábito, distingue enseguida a los inventores serios, de los que no lo son. La postergación hace que los inversores, socios o posibles licenciatarios consideren al inventor poco confiable, como para seguir trabajando con ellos. En estos casos, los inventores suelen involucrarse con demasiados proyectos al mismo tiempo, siendo incapaces de concluir ninguno de ellos, postergando indefinidamente el desarrollo completo de cualquiera de sus inventos.

El síndrome del miedo al éxito: Consiste en la extraña inclinación a estar convencido de que uno, como persona, no merece el éxito; o al temor profundo de asumir las responsabilidades, y el trabajo extra que el éxito suele atraer aparejado. Esta actitud es muy difícil de explicar y de entender, pero en todos los casos siempre es muy negativa tanto para el inventor como para quienes están involucrados en el proyecto inventivo. En estos casos, lo mejor que el inventor puede hacer, cuando es consciente de este síndrome, que sabotea sus mejores oportunidades, es buscar ayuda psicoterapéutica.

29 de Septiembre - Día del Inventor

Desde el año 1990, y por iniciativa de la EAI (Escuela Argentina de Inventores), se festeja en la Argentina, el "Día del inventor", en homenaje al nacimiento de Ladislao José Biro, el inventor del bolígrafo, popularmente conocido como "birome"

Reseña biográfica de Ladislao José Biro (1899-1985)

Biro nació en Budapest, Hungría, el 29 de septiembre de 1899, emigró a la Argentina en el año 1940, se nacionalizó argentino, y desarrolló una prolífica carrera como inventor profesional en nuestro país, hasta su fallecimiento, en la ciudad de Buenos Aires, el 24 de octubre de 1985, a los 86 años de edad.

Ladislao José Biro es, sin lugar a dudas, el inventor argentino más importante de toda nuestra historia, y el paradigma del "inventor profesional" comprometido con su rol social a favor del progreso de la humanidad.

Inventor, pintor, periodista e investigador incansable, Biro ha sido, y lo sigue siendo hoy en día, un arquetipo fundamental para los inventores argentinos y de todo el mundo. Entre sus numerosos inventos, el "bolígrafo" es el que más prestigio, reconocimiento y éxito económico le produjo a nivel mundial.

  • También realizó otros importantes inventos tales como por ejemplo:
  • La caja automática de velocidades para automóviles.
  • La aplicación práctica del principio de sustentación magnética para trenes (posteriormente implementado en Japón).
  • El perfumero a bolilla.
  • La boquilla para cigarrillos con carbón activado.
  • La tinta para bolígrafos.
  • Las máquinas automáticas para la fabricación de bolígrafos.
  • El retractor automático para bolígrafos.
  • Una cerradura inviolable, posteriormente usada por Scotland Yard.
  • Instrumentos de medicina para registrar temperaturas.
  • El lavarropas automático.
  • Un método para el enriquecimiento del Uranio.

Decálogo del Inventor Profesional

Decálogo del inventor profesional.
Eduardo R. Fernández - © 1990.


1).- La creatividad es el poder original y el origen de todo poder.

2).- Para los verdaderos inventores todo es posible, y en especial cuando la mayoría cree estar convencida de lo contrario.

3).- No hay nada más contundente que la solución práctica de un problema.

4).- Una idea no es un invento, un verdadero invento es aquel que se transforma en una innovación, luego de haber superado exitosamente las etapas de la solución técnica, el patentamiento, la producción y la comercialización.

4).- Cuando algo parece ser definitivo, ya es hora de pensar en cambiarlo.

5).- El mejor aprendizaje son los propios descubrimientos.

6).- Si quieres que las cosas salgan tal cual lo deseas, debes hacerlas tu mismo.

7).- La motivación más poderosa para el pleno ejercicio de la voluntad creadora, es la pasión por la vida.

8).- La virtud básica de toda mente inventiva consiste en hacer fácil lo difícil, y en asociar lo bello con lo útil.

10).- El mejor invento es el próximo.

Convenio de París

Convenio de París para la Protección de la Propiedad Industrial

(Del 20 de marzo de 1883, revisado en Bruselas el 14 de diciembre de 1900, en Washington el 2 de junio de 1911, en La Haya el 6 de noviembre de 1925, en Londres el 2 de junio de 1934, en Lisboa el 31 de octubre de 1958, en Estocolmo el 14 de julio de 1967 y enmendado el 28 de septiembre de 1979).

Índice (Se han añadido títulos a los artículos con el fin de facilitar su identificación. El texto firmado no lleva títulos.)

    Artículo 1: Constitución de la Unión; ámbito de la propiedad industrial.

    Artículo 2: Trato nacional a los nacionales de los países de la Unión.

    Artículo 3: Asimilación de determinadas categorías de personas a los nacionales de los países de la Unión.

    Artículo 4: A. a I. Patentes, modelos de utilidad, dibujos y modelos industriales, marcas, certificados de inventor: derecho de prioridad. - G. Patentes: divisi&oac

Artículo 1: Constitución de la Unión; ámbito de la propiedad industrial: 1. Los países a los cuales se aplica el presente Convenio se constituyen en Unión para la protección de la propiedad industrial. 2. La protección de la propiedad industrial tiene por objeto las patentes de invención, los modelos de utilidad, los dibujos o modelos industriales, las marcas de fábrica o de comercio, las marcas de servicio, el nombre comercial, las indicaciones de procedencia o denominaciones de origen, así como la represión de la competencia desleal. 3. La propiedad industrial se entiende en su acepción más amplia y se aplica no sólo a la industria y al comercio propiamente dichos, sino también al dominio de las industrias agrícolas y extractivas y a todos los productos fabricados o naturales, por ejemplo: vinos, granos, hojas de tabaco, frutos, animales, minerales, aguas minerales, cervezas, flores, harinas. 4. Entre las patentes de invención se incluyen las diversas especies de patentes industriales admitidas por las legislaciones de los países de la Unión, tales como patentes de importación, patentes de perfeccionamiento, patentes y certificados de adición, etc.

Artículo 2: Trato nacional a los nacionales de los países de la Unión: 1. Los nacionales de cada uno de los países de la Unión gozarán en todos los demás países de la Unión, en lo que se refiere a la protección de la propiedad industrial, de las ventajas que las leyes respectivas concedan actualmente o en el futuro a sus nacionales, todo ello sin perjuicio de los derechos especialmente previstos por el presente Convenio. En consecuencia, aquéllos tendrán la misma protección que éstos y el mismo recurso legal contra cualquier ataque a sus derechos, siempre y cuando cumplan las condiciones y formalidades impuestas a los nacionales. 2. Ello no obstante, ninguna condición de domicilio o de establecimiento en el país donde la protección se reclame podrá ser exigida a los nacionales de los países de la Unión para gozar de alguno de los derechos de propiedad industrial. 3. Quedan expresamente reservadas las disposiciones de la legislación de cada uno de los países de la Unión relativas al procedimiento judicial y administrativo, y a la competencia, así como a la elección de domicilio o a la constitución de un mandatario, que sean exigidas por las leyes de propiedad industrial.

Artículo 3: Asimilación de determinadas categorías de personas a los nacionales de los países de la Unión: Quedan asimilados a los nacionales de los países de la Unión aquellos nacionales de países que no forman parte de la Unión que estén domiciliados o tengan establecimientos industriales o comerciales efectivos y serios en el territorio de alguno de los países de la Unión.

Artículo 4: A. a I. Patentes, modelos de utilidad, dibujos y modelos industriales, marcas, certificados de inventor: derecho de prioridad. - G. Patentes: división de la solicitud.

A. 1. Quien hubiere depositado regularmente una solicitud de patente de invención, de modelo de utilidad, de dibujo o modelo industrial, de marca de fábrica o de comercio, en alguno de los países de la Unión o su causahabiente, gozará, para efectuar el depósito en los otros países, de un derecho de prioridad, durante los plazos fijados más adelante en el presente. 2. Se reconoce que da origen al derecho de prioridad todo depósito que tenga valor de depósito nacional regular, en virtud de la legislación nacional de cada país de la Unión o de tratados bilaterales o multilaterales concluidos entre países de la Unión. 3. Por depósito nacional regular se entiende todo depósito que sea suficiente para determinar la fecha en la cual la solicitud fue depositada en el país de que se trate, cualquiera que sea la suerte posterior de esta solicitud.

B. En consecuencia, el depósito efectuado posteriormente en alguno de los demás países de la Unión, antes de la expiración de estos plazos, no podrá ser invalidado por hechos ocurridos en el intervalo, en particular, por otro depósito, por la publicación de la invención o su explotación, por la puesta a la venta de ejemplares del dibujo o del modelo o por el empleo de la marca, y estos hechos no podrán dar lugar a ningún derecho de terceros ni a ninguna posesión personal. Los derechos adquiridos por terceros antes del día de la primera solicitud que sirve de base al derecho de prioridad quedan reservados a lo que disponga la legislación interior de cada país de la Unión.

C. 1. Los plazos de prioridad arriba mencionados serán de doce meses para las patentes de invención y los modelos de utilidad y de seis meses para los dibujos o modelos industriales y para las marcas de fábrica o de comercio. 2. Estos plazos comienzan a correr a partir de la fecha del depósito de la primera solicitud; el día del depósito no está comprendido en el plazo. 3. Si el último día del plazo es un día legalmente feriado o un día en el que la oficina no se abre para recibir el depósito de las solicitudes en el país donde la protección se reclama, el plazo será prorrogado hasta el primer día laborable que siga. 4. Deberá ser considerada como primera solicitud, cuya fecha de depósito será el punto de partida del plazo de prioridad, una solicitud posterior que tenga el mismo objeto que una primera solicitud anterior en el sentido del párrafo 2. arriba mencionado, depositada en el mismo país de la Unión, con la condición de que esta solicitud anterior, en la fecha del depósito de la solicitud posterior, haya sido retirada, abandonada o rehusada, sin haber estado sometida a inspección pública y sin dejar derechos subsistentes, y que todavía no haya servido de base para la reivindicación del derecho de prioridad. La solicitud anterior no podrá nunca más servir de base para la reivindicación del derecho de prioridad.

D. 1. Quien desee prevalerse de la prioridad de un depósito anterior estará obligado a indicar en una declaración la fecha y el país de este depósito. Cada país determinará el plazo máximo en que deberá ser efectuada esta declaración. 2. Estas indicaciones serán mencionadas en las publicaciones que procedan de la Administración competente, en particular, en las patentes y sus descripciones. 3. Los países de la Unión podrán exigir de quien haga una declaración de prioridad la presentación de una copia de la solicitud (descripción, dibujos, etc.) depositada anteriormente. La copia, certificada su conformidad por la Administración que hubiera recibido dicha solicitud, quedará dispensada de toda legalización y en todo caso podrá ser depositada, extenta de gastos, en cualquier momento dentro del plazo de tres meses contados a partir de la fecha del depósito de la solicitud posterior. Se podrá exigir que vaya acompañada de un certificado de la fecha del depósito expedido por dicha Administración y de una traducción. 4. No se podrán exigir otras formalidades para la declaración de prioridad en el momento del depósito de la solicitud. Cada país de la Unión determinará las consecuencias de la omisión de las formalidades previstas por el presente artículo, sin que estas consecuencias puedan exceder de la pérdida del derecho de prioridad. 5. Posteriormente, podrán ser exigidos otros justificativos.Quien se prevaliere de la prioridad de un depósito anterior estará obligado a indicar el número de este depósito; esta indicación será publicada en las condiciones previstas por el párrafo 2. arriba indicado.

E. 1. Cuando un dibujo o modelo industrial haya sido depositado en un país en virtud de un derecho de prioridad basado sobre el depósito de un modelo de utilidad, el plazo de prioridad será el fijado para los dibujos o modelos industriales. 2. Además, está permitido depositar en un país un modelo de utilidad en virtud de un derecho de prioridad basado sobre el depósito de una solicitud de patente y viceversa.

F. Ningún país de la Unión podrá rehusar una prioridad o una solicitud de patente por el motivo de que el depositante reivindica prioridades múltiples, aun cuando éstas procedan de países diferentes, o por el motivo de que una solicitud que reivindica una o varias prioridades contiene uno o varios elementos que no estaban comprendidos en la solicitud o solicitudes cuya prioridad es reivindicada, con la condición, en los dos casos, de que haya unidad de invención, según la ley del país.En lo que se refiere a los elementos no comprendidos en la solicitud o solicitudes cuya prioridad es reivindicada, el depósito de la solicitud posterior da origen a un derecho de prioridad en las condiciones normales.

G. 1. Si el examen revela que una solicitud de patente es compleja, el solicitante podrá dividir la solicitud en cierto número de solicitudes divisionales, conservando como fecha de cada una la fecha de la solicitud inicial y, si a ello hubiere lugar, el beneficio del derecho de prioridad. 2. También podrá el solicitante, por su propia iniciativa, dividir la solicitud de patente, conservando, como fecha de cada solicitud divisional, la fecha de solicitud inicial y, si a ello hubiere lugar, el beneficio del derecho de prioridad. Cada país de la Unión tendrá la facultad de determinar las condiciones en las cuales esta división será autorizada.

H. La prioridad no podrá ser rehusada por el motivo de que ciertos elementos de la invención para los que se reivindica la prioridad no figuren entre las reivindicaciones formuladas en la solicitud presentada en el país de origen, siempre que el conjunto de los documentos de la solicitud revele de manera precisa la existencia de los citados elementos.

I. 1. Las solicitudes de certificados de inventor depositadas en un país en el que los solicitantes tengan derecho a solicitar, a su elección, una patente o un certificado de inventor, darán origen al derecho de prioridad instituido por el presente artículo en las mismas condiciones y con los mismos efectos que las solicitudes de patentes de invención. 2. En un país donde los depositantes tengan derecho a solicitar, a su elección, una patente o un certificado de inventor, el que solicite un certificado de inventor gozará, conforme a las disposiciones del presente artículo aplicables a las solicitudes de patentes, del derecho de prioridad basado sobre el depósito de una solicitud de patente invención, de modelo de utilidad o de certificado de inventor.

Comercialice su invento

1. Hacen falta dos clases de perfiles psicológicos en las personas, para desarrollar una empresa a partir de un invento: a. Aquel de la persona que ha inventado algo, y b. Aquel de la persona que es capaz de desarrollarlo hasta la etapa comercial. Muy raramente esos perfiles se encuentran en una misma persona.

2. Inventar un nuevo producto, es sólo el primer paso en el proceso de la comercialización. Lograr un desarrollo adecuado y transferir la tecnología al mercado, es la parte más difícil y decisiva.

3. Un inventor que desee tener éxito, debería asemejarse a un director de orquesta, esa persona conoce sólo un poco de cada instrumento, y sin embargo se las arregla para ordenar la ejecución de una sinfonía. Del mismo modo un inventor deberá saber un poco acerca de las ventas, sus técnicas y procedimientos, investigación de mercado, análisis técnicos, relaciones públicas, análisis financiero, y además saber cómo ser un hábil negociador. Estos roles y habilidades deberían ser por lo menos aceptados y reconocidos por un inventor desde un principio, y luego gradualmente asignados a especialistas que lleven a cabo a tarea profesionalmente.

4. Todo inventor debería lograr lo antes posible, que su invento sea evaluado, técnica, legal y financieramente, por expertos independientes que no tengan ninguna relación directa, comercial o afectiva con el inventor. Esto le dará al inventor una imagen objetiva del potencial del invento, y le evitará frustraciones futuras.

5. Todo inventor que pretenda tener éxito, debería concentrarse en productos que tengan un mercado inmediato.

6. No hay lugar para la arrogancia en el proceso de la comercialización de un invento. Si alguna de las personas involucradas en ese proceso, agentes, socios, financistas, colaboradores, interlocutores, etc, se siente herido u ofendido por el inventor, o siente antipatía o rechazo por el inventor, las posibilidades de tener éxito son virtualmente inexistentes.

7. Los negocios de cualquier índole funcionan sobre la base de fuertes relaciones personales, de confianza, simpatía y respeto, mucho más de lo que la gente en general está dispuesta a admitir.

8. Trate de conseguir a alguien profesional en ventas y comercialización, para que lo represente ante las empresas. Por lo general, las compañías no están dispuestas, o no les agrada, tratar con inventores independientes. Si Ud. realmente quiere posicionar su invento y obtener las mejores posibilidades comerciales, delegue las tareas críticas en un profesional.

9. En los negocios no hay lugar para las relaciones emocionales, recuerde que: "el inventor no es el invento, del mismo modo que el invento no es el inventor". Uno de los errores más frecuentes en que suele caer un inventor es en el "síndrome del animismo de la invención", que no es más que una profunda confusión según la cual el inventor se involucra como si su invento fuera él mismo. De esta forma cualquier crítica o comentario negativo sobre el invento es tomado como un ataque personal a su propia persona.

10. Los inventores deben cuidarse mucho de no caer en el "síndrome del animismo de la invención". Deben aprender que no importa cuanto esfuerzo haya puesto en su invento, ni cuantos sacrificios haya tenido que enfrentar. Un inventor realmente creativo puede siempre mejorar una idea original, o incluso desarrollar una completamente diferente a la de su proyecto original. Pero hay que reconocer y tener siempre presente que "una idea nunca hará a un inventor". Un fanático ha sido definido como alguien que es capaz de redoblar sus esfuerzos y perseverancia, incluso después de haber perdido de vista a sus objetivos originales. Mi consejo es que un inventor debe establecer claramente sus objetivos reales, y concentrarse específicamente en alcanzarlos, permaneciendo abierto a las críticas, a los consejos, y a la necesidad de cambios parciales o totales en su proyecto original. La clave cosiste en ver a proceso de la comercialización de un invento, como etapas en un negocio, y no nada que tenga que ver con lo personal.

11. Luego de aprender a posicionarse a uno mismo y a su invento, un inventor debería comenzar a interrelacionarse todo lo posible. Debería interrelacionarse con tantas personas como diferentes sean las áreas y aspectos de su invento. De hecho, el éxito o no de un invento, depende de la habilidad desarrollada para conseguir una interrelación entre los financistas, los fabricantes, los distribuidores, y los promotores que están directa o indirectamente involucrados en el proyecto. La única opinión que finalmente cuenta a la hora de evaluar un invento, es la opinión del mercado.

13. Características de un producto exitoso: a. Hace realmente lo que se dice que hace. b. Es claramente único y atractivo. c. Responde directamente a una necesidad del mercado, ya preexistente. d. Tiene costos de fabricación significativamente bajos. e. Cuenta con el respaldo de un inventor autocrítico y que ha sabido posicionarse personalmente con sus socios, y con las necesidades del mercado.

14. Claves para desarrollar un producto exitoso: a. El nuevo producto debe ser una solución innovadora a un problema bien determinado y preexistente, no simplemente una solución técnica, sino una solución genuina y original. b. El nuevo producto deber ser fácilmente entendible, sin la necesidad de capacitar excesivamente al consumidor. c. Las ventajas del nuevo producto deben ser muy claras y obvias, sin la necesidad de una extensa campaña de marketing para señalar las diferencias y ventajas con otros productos de la competencia. d. El producto deber ser de baja tecnología, y debe poder venderse sin la necesidad de una garantía postventa. e. El producto deber utilizar materias primas y procedimientos de fabricación muy simples, y con matricería no muy costosa. f. El producto debe tener el precio correcto. Debe tener las características de un producto de compra compulsiva, o que una persona elegiría para hacer un regalo. Y por sobre todo su precio de venta al por menor, no debería superar los U$ 39.95, y preferiblemente menos. g. El nuevo producto debe producir una inequívoca satisfacción del cliente, y no deber ser ni demasiado exótico, ni responder a una moda pasajera. h).- El nuevo producto debe ser positivo, es decir que no debe ser destructivo para el medio ambiente, inseguro, discriminatorio, ruidoso, etc., etc. i. El nuevo producto deber ser autosustentable. Debe ser independiente, y no formar parte de un sistema mayor y más complejo. Es decir, que no debería estar atado al éxito, o no, de otro producto. j).- El nuevo producto debe contar con una red de distribución ya establecida, y poder ser incluido rápidamente en un catálogo que garantice su disponibilidad en cualquier parte del mercado. k. El nuevo producto debe ser claramente deseable, debe ser irresistible, deber poder relacionarse tanto con una necesidad como con un deseo. l. El nuevo producto no debería resultar atractivo para todo el mundo en forma indiscriminada; si no, se corre el riesgo de que no resulte atractivo para nadie.

15. Aspectos básicos de un invento exitoso: a. Calidad: Es la relación positiva entre originalidad, funcionalidad, costo, apariencia, y demanda en el mercado. b. Sinergía: Es la capacidad de adaptarse o incluirse en le mercado preexistente, sin mucha dificultad o inversión previa. c. Previa investigación de mercado: Consiste en llevar a cabo una exploración detallada del potencial del producto, en relación con las demandas reales del mercado, mucho antes de dedicar tiempo y dinero en el desarrollo final del nuevo producto.

16. Cualquier contrato de venta o licenciamiento de un invento, requerirá de una buena cobertura previa de los siguientes temas: a. Una búsqueda exhaustiva y profesional de los antecedentes, o estado de la técnica, previa a la solicitud de la patente de invención. b. La contratación de un profesional con experiencia probada, para la confección de la patente de invención. c. Tramitación de la solicitud de patente en los países con los mercados más significativos. d. Desarrollo de prototipos bien confeccionados, tanto en lo formal como en lo funcional. e. Preparación de planos, folletos, esquemas, videos, y cualquier otro soporte visual e informativo, que favorezca el entendimiento y aceptación de las características y ventajas del nuevo producto. f. Disponibilidad de información fehaciente sobre investigación previa del mercado, costos de fabricación, materiales, y sector del público consumidor al que está dirigido el nuevo producto.

¡Alerta Inventores!

Por: Eduardo R. Fernández.

La tarea de los inventores nunca fue fácil en ningún momento de la historia, más allá de momentos de esplendor y auge de inventores e industrias basadas en nuevas tecnologías, el desarrollo de nuevos inventos siempre ha sido difícil, riesgoso y muy caro.

En la actualidad la gran competencia de un mundo globalizado, y la complejidad de los desarrollos tecnológicos ponen a los inventores independientes, siempre limitados por los recursos financieros y el respaldo oficial, en serios y permanentes riegos de fracasar.

Pese a que los aspectos técnicos y financieros son muy importantes en la práctica profesional de la actividad inventiva, el punto más crítico y sensible es el aspecto legal, es decir el grado y alcance de nuestros derechos de propiedad sobre lo que hemos inventado. Estamos hablando de las patentes de invención, y protecciones similares como diseños, modelos, “trade secrets”, e incluso marcas.

Si un inventor no presta debida atención a los aspectos legales, es muy posible que aunque los aspectos técnicos y financieros de su invento sean promisorios, las posibilidades de licenciar o vender su patente, y las posibilidades de defenderse ante eventuales infractores de sus derechos, sean muy limitadas cuando no nulas.

Es aquí cuando el rol de los agentes de patentes juega un papel determinante, si bien muchos inventores fuertemente limitados por la escasez de dinero, deciden hacer los trámites de patentes por su propia cuanta, ese aparente ahorro en el patentamiento suele revelarse como un costoso error a la hora de intentar negociar o defender sus derechos.

Esto se debe simplemente a que raramente un inventor logra reunir a su talento inventivo con la pericia y la experiencia necesarias para confeccionar un documento de patente lo suficientemente sólido y confiable.

Un buen agente de patentes, responsable y eficiente, debería ser uno de los aliados estratégicos más importantes que un inventor pueda tener, pero también su ausencia o falta de idoneidad pueden preparar el camino para el fracaso futuro.

Como el mundo en que vivimos y la relaciones tanto personales como profesionales distan mucho de ser ideales, los inventores deben estar alertas ante agentes de patentes, agentes comerciales, inversores, empleados públicos, y los asesores más diversos, que puedan ser no sólo ineficientes y torpes sino además inescrupulosos o estafadores.

En todo el mundo ha habido, y aún los hay, casos en que dichas personas alientan falsas esperanzas en los inventores, alabando desmedida o sutilmente las supuestas bondades de un invento, con el fin de captar la confianza de un inventor y así poder vender sus servicios profesionales. Un inventor sin experiencia e ilusionado con el potencial de su invento es una persona muy vulnerable ante los inescrupulosos de las más variadas categorías.

Cuando un inventor decide contratar los servicios de un agente de patentes o de un agente comercial que se ofrezca a representarlo, debería llevar a cabo las siguientes medidas preventivas, y en ningún caso lamentará en el futuro haberlas realizado, ya que lo alertará tempranamente sobre el verdadero potencial de su invento y el real valor e idoneidad de sus agentes o representantes.

Lleve a cabo personalmente, una búsqueda de antecedentes sobre patentes lo más amplia y profunda que le sea posible. Consiga una lista de los agentes de patentes registrados en la Oficina de Patentes local. Trate de conseguir referencias sobre los 5 o 10 agentes más prestigiosos y con mayor experiencia. Visítelos y pida un presupuesto detallado sobre el trámite de patentamiento tanto en su país como en los países más importantes del mundo. Solicíteles folletos, antecedentes y referencias personales sobre su experiencia en la materia. Una vez que haya evaluado dichos presupuestos y antecedentes profesionales, ponga énfasis en asegurarse que no haya costos implícitos ocultos. Es muy frecuente que los presupuestos presentados suelan ser genéricos y aproximados con el fin de captarlo rápidamente como un cliente, y con el tiempo Ud. se encontrará con la sorpresa de costos imputados a traducciones, contestación de vistas, tasas, impuestos, etc, etc, que incrementarán sensiblemente el presupuesto original y que lo pondrán en serio riesgo de lesionar sus finanzas, o incluso decidir dar por abandonado los trámites ante la imposibilidad de seguir pagándolos. Si Ud. espera a ese momento para enterarse de los costos implícitos de un trámite de patentes, advertirá amargamente que ya es tarde. Una vez que haya decido a qué agente de patentes contratar sus servicios, entréguele toda la documentación que Ud. posea sobre su invento, tanto técnica o comercial, financiera, incluso los resultados de su búsqueda preliminar de antecedentes. Además solicítele que él mismo vuelva a realizar o encargue una búsqueda profesional de antecedentes, esto le evitará sorpresas desagradables que suelen ser muy comunes. Ud. debe confiar plenamente en su agente de patentes y debe planificar con él todos los pasos a seguir, evaluando cuidadosamente tanto los riesgos como las posibilidades futuras.

Si alguno de los agentes que Ud. visita se muestra renuente, ofendido o evasivo al responder a sus preguntas y solicitudes de información, no se preocupe, esa reacción será un muy buen indicio para saber a quien no elegir. Por el contrario, los agentes responsables y con una buena trayectoria no tendrán ningún inconveniente en brindarle toda la información que Ud. solicite.

Pero llegado el caso de que aún habiendo sido todo lo precavido que le fuera posible, Ud. se sintiera disconforme por la falta de profesionalismo, previsión y honestidad por parte del agente de patentes en quien Ud. ha confiado, siga los siguientes pasos:

  • Consulte a su abogado.
  • Consulte a su asociación de inventores.
  • Cambie de agente.
  • Denuncie las irregularidades antes la Asociación de Agentes de la Propiedad Industrial.
  • Denuncie las irregularidades ante la Oficina de Patentes.

Como todo en la vida, Ud. necesitará para tener éxito cuatro cosas:

1. Una buena reputación.

2. Una correcta visión de la realidad.

3. Capacidad para planificar y llevar a cabo sus proyectos.

Y sobre todo: 4. Suerte, es decir la dicha de contar con las tres condiciones previas.

Textos Disponibles

Para los cursos de capacitación están disponibles los siguientes textos específicos:


  • “James Dyson. (La experiencia de un inventor exitoso).

  • “Guía para los inventores que recién se inician”.

  • “Comercialice su invento”.

  • “La búsqueda de antecedentes sobre patentes de invención”.

  • “Modelo de carpeta técnica”.

  • “Modelo de carpeta técnica con ejemplos”.

  • “Inventando el Futuro”.

  • “Sólo para inventores”. (Consejos de Ladislao José Biro).

  • “Los diez errores fatales para los inventores”.

  • “Las licencias”.

  • “Cómo ponerle precio adecuado a un invento”.

  • “Factores que determinan el precio de un invento”.

  • “¿Qué es el marketing?

  • “Estudio de mercado”.

  • “Desarrollo del producto”.

  • “Confidencialidad de la información”.

  • “Las ventajas del franchising”. (Introducción).

  • “Las ventajas del franchising”. (La innovación de Ray Kroc).

  • “Las ventajas del franchisig”. (Cómo prepararse para la expansión).

  • “Las ventajas del franchising”. (Las ventajas de la franquicia).

  • “¿Qué es patentable?”

  • “Cómo armar un plan de negocio”.

  • “Gestión de la innovación”.

  • “Actividades y objetivos del Foro Argentino de Inventores”.

  • “Teorías sobre la creatividad”.

  • “La iniciativa emprendedora”.

  • “La vida de un inventor contemporáneo”. (El arte de buscar problemas).

  • “Soy inventor”. (Asumiendo nuestra identidad).

  • “Falsos mitos sobre inventos e inventores”.

  • “Creación de nuevos mercados con nuevos productos”.

  • “La importancia de proteger una invención”.

  • “Modelo de contrato para el licenciamiento de un invento”.

  • “Alerta inventores”.

  • “Diferencias entre los inventores amateurs y los inventores profesionales”.

  • “Aprendizaje para la creatividad tecnológica”.

  • “El mito del emprendedor”.

  • “Jerome Lemelson”. (El ejemplo de un inventor profesional independiente).

  • “Por qué fallan los equipos”.

  • “Lo que los ricos saben y nunca explican a nadie”.

  • “Aprender a negociar”.

  • “Decálogo del inventor profesional”.

  • “Las invenciones laborales”.

  • “Creación, valoración, gestión y transferencia de los activos intangibles”.

  • “Los inventores independientes”.

  • “Cómo podemos desarrollar inventores”. (Charles Kettering)

  • “King Camp Gillette”. (Una historia exitosa).

  • “La Propiedad Intelectual” (Historia y evolución).

  • “Biro y la historia de la birome”.

  • “Los inventores profesionales”.

  • “El rol social de los inventores”.

  • “Filosofía de la invención”.

  • “El arte de la invención”.

  • “Cómo formar un equipo de trabajo”.

  • “Por qué fracasa un inventor”

  • “Teoría del valor”.

  • “Los Centros de Innovación”.

  • “La vigilancia tecnológica”.

  • “Lo que los inventores deben saber sobre los inversores”.

  • “El paradigma inventivo”.

  • “El síndrome NIH” (Not invented here).

  • “Cómo aprovechar las exposiciones, premios y concursos para inventores”.

  • “La problemática de los inventores”.

  • “Diálogos con un joven inventor”.

  • “Actividades y objetivos de la Cámara Argentina de Inventores Profesionales”.

  • “¡Invento argentino! – Reseña histórica de la invención en la Argentina”.

  • “Las asociaciones de inventores”.

  • “Crítica a los inventores amateurs”.

  • “Indicadores tempranos para determinar el potencial de un invento”.

  • “La evolución de un inventor”.

  • “¿Qué es I+D?”

  • “Los tecno-emprendedores”.

  • “La curva de aprendizaje”.

  • “El síndrome de la invasión del Campo Intelectual”.

  • “Los inventos colaterales”.

  • “Actividades y objetivos del Foro Argentino de Inventores”.

  • “Los mitos de la Innovación”.

  • “TRIZ – Una teoría de la invención”.

  • “Los mitos de la ciencia”.

  • “Tecnología de las ideas”.

  • “La comunicación”.

  • “Los mitos de los inventores amateurs”.

  • “Alerta inversores”.

  • “Diccionario para inventores”.

Estrategias para el patentamiento

Introducción:

1. Normalmente los inventores invierten considerable cantidad de tiempo, esfuerzo y dinero en el desarrollo de sus productos. Por eso, es muy importante que los inventores puedan tener la posibilidad de obtener beneficios económicos cuando sus inventos llegan al mercado.

2. Las leyes de Propiedad Intelectual y/o Propiedad Industrial, le ofrecen a los inventores la posibilidad de ejercer sus derechos para crear, fabricar y/o licenciar sus inventos, evitando la injerencia de posibles competidores.

3. En general las leyes de Propiedad Intelectual y/o Propiedad Industrial, incluyen cuatro diferentes tipos de protección para los inventores: Derechos de autor, patentes, marcas y secretos comerciales. También puede ser posible que un inventor saque ventajas de uno o más esos tipos de protección, por eso es necesario saber y comprender las diferencias que existen entre esas categorías.

4. Las patentes de invención son herramientas del marketing. Un producto patentado le otorga a un inventor pocas ventajas, a menos que el público experimente los beneficios. En otras palabras, los inventos deben llegar al mercado para que los usuarios lo compren y lo usen. Una patente de invención puede facilitar ese proceso.

5. Obtener una patente de invención es una función implícita del marketing. La misma le provee a los futuros esfuerzos de comercialización una ventaja competitiva, en base a un producto que no puede ser fabricado ni vendido sin el consentimiento del dueño de la patente o del licenciatario. Tipos de protección: 6.- Las definiciones básicas de los cuatro tipos de protección son las siguientes: + Derechos de autor: son un derecho otorgado por la ley a publicaciones en general, obras literarias, musicales y programas de computación. + Patentes de invención: son derechos exclusivos otorgados por un país, por un determinado período de tiempo, para fabricar y comercializar un invento. + Marcas: son derechos que permiten identificar un producto en base a un signo, símbolo o nombre específico. + Secretos comerciales: son derechos que protegen una fórmula, proceso o aparato, no protegido por una patente de invención, que no son accesibles a la competencia sino a través de contratos y acuerdos especiales.

7. La mejor elección para proteger un invento depende del conjunto de circunstancias que en particular rodean a cada inventor. Si , por ejemplo , un invento es un producto estrictamente estacional o sometido a una fuerte competencia y evolución permanente, protegerlo solamente con una marca pude ser suficiente como para lograr un beneficio económico en un período de tiempo muy corto.

8. Sin embargo, si un producto pretende ser explotado por un largo tiempo, la mejor opción para un inventor será la de obtener la protección por 20 años que generalmente ofrece una patente de invención.

9. Al final de la protección por 20 años, la patente expira y la competencia estará en condiciones de fabricar y comercializar un producto similar. Por eso una sugerencia mejor a la anterior podría ser la de obtener una protección bajo la forma de secreto comercial.

10. Inicialmente, los inventores puede sentirse sobrepasados y confundidos ante tantas y variadas opciones para protegerse. Esta circunstancia, por otro lado, le brinda al inventor mayor flexibilidad y conocimiento en relación a las legislaciones relacionadas con la Propiedad Intelectual, de este modo también le permitirá realizar la mejor elección en le momento de protegerse. lta T es la variable del tiempo de esa ecuación).

 

Aspectos legales:

11. Es importante recordar que los derechos de autor, las patentes de invención, las marcas y los secretos comerciales están limitados en sus aplicaciones, y que la protección real está acotada a un determinado período de tiempo y a un determinado territorio.

12. Los inventos deben cumplir con ciertos criterios antes de ser considerados dentro de un plan de protección legal. En algunos casos, la falta de comprensión de la necesidad de un criterio específico para obtener una protección legal, puede incluso causar al inventor la pérdida de su derecho a dicha protección. El ejemplo más frecuente es cuando no se cumplen los requisitos de novedad, altura inventiva y aplicación industrial. Por esta razón, es necesario poseer un conocimiento legal básico antes de tomar las decisiones adecuadas.

13. Los inventores que no están familiarizados con el proceso legal y las condiciones mínimas de un trámite de patentamiento, deberían consultar a un agente de patentes competente. Existen muchos agentes de patentes muy profesionales y con gran experiencia, y pese a que sus servicios suelen ser caros, sus consejos y trabajo profesional valen el esfuerzo que el inventor realice económicamente.

14. Uno de los principales problemas para los inventores independientes, es el hecho que las leyes de Propiedad Intelectual y/o Propiedad Industrial, no son fijas e inamovibles; es decir que están sujetas a cambios e interpretaciones. Incluso en muchos casos las leyes pueden superponerse, o en otros casos, un tipo de protección puede anular a otro.

15. Esto puede causar una gran confusión en los inventores que recién se inician. Sin embargo, los inventores deben decidir tempranamente qué tipo de protección deben elegir como mejor opción para salvaguardar los derechos sobre un determinado producto.

16. Además de los aspectos legales, los inventores deben considerar también el tipo de decisiones comerciales que deben tomar antes de llevar sus productos al mercado. Una patente no asegura necesariamente el éxito en el mercado. Los inventores deben decidir tempranamente si su invento merece el esfuerzo económico de un trámite de patentamiento, y estar muy seguros de que existe un mercado significativo para su producto.

17. De este modo, es fácil comprender que dentro del ámbito de la protección intelectual, los inventores tienen muchos temas que resolver tanto legales como no legales. La búsqueda de antecedentes:

18. Cuando una Oficina de Patentes recibe una solicitud de patente, se lleva a cabo una búsqueda de antecedentes exhaustiva. El objetivo principal es el de verificar si el invento presentado cumple con los requisitos de novedad, altura inventiva y aplicación industrial. En el caso de que existan publicaciones relevantes o patentes ya concedidas sobre el mismo tema, la Oficina de Patentes puede rechazar la solicitud. Por esta razón uno de los primeros pasos que los inventores deben dar es el de llevar adelante una búsqueda de antecedentes, para verificar que inventos como el suyo no estén registrados con anterioridad; esto le evitará un gran número de problemas futuros.

19. El proceso de solicitud de una patente de invención suele ser difícil, lento y muy caro. Por eso todo inventor debería realizar como principal rutina en su profesión, lo que se denomina una "búsqueda pre-solicitud". En esta búsqueda se debe buscar toda la información disponible que directa o indirectamente esté relacionada con su invento, libros, revistas, documentos académicos, información periodística, y patentes ya concedidas tanto en su país como en el extranjero. Esta información ya disponible se conoce como "el arte previo".

20. Antes de comenzar una búsqueda pre-solicitud, los inventores deben decidir cómo llevarla adelante: personalmente, a través de los archivos de las Oficinas de Patentes o a través de los bancos de datos disponibles en la Internet, a través de los servicios específicos de las Oficinas de Patentes locales, o a través de los servicios de la OMPI.

21. Normalmente una búsqueda temprana de antecedentes es bastante decepcionante para el inventor. Esto puede deberse a lo difícil que resulta una búsqueda para alguien sin la experiencia necesaria, o a que es bastante frecuente encontrarse con antecedentes sobre casi todo lo que uno pueda imaginar.

22. Dependiendo del resultado de una búsqueda pre-solicitud, la próxima decisión para los inventores es la de seguir o no adelante con el desarrollo y protección de su invento. Si no se encuentra nada relevante, la decisión es fácil y sólo debería seguir adelante con su proyecto. La decisión se torna difícil cuando se encuentran uno o varios antecedentes.

23. Antes de iniciar una búsqueda pre-solicitud, los inventores deben simplificar la tarea acotando las áreas de búsqueda. Esta búsqueda específica debe focalizarse en áreas geográficas y en países con industrias relacionadas con el invento que se desea proteger.

24. Lo más importante es restringir la búsqueda al área adecuada y dentro de los códigos internacionales de clasificación de patentes. Si un invento puede ser utilizado en campos diferentes, una Oficina de Patentes lo clasificará en varias clases. De todos modos, lo más importante sigue siendo estudiar con detenimiento las patentes clasificadas en las áreas más relevantes con la aplicación principal de su invento.

La evaluación de patentabilidad:

25. Aquellas personas con ideas nuevas sobre productos comerciales, y sin experiencia en el mundo de las patentes de invención, a menudo perciben que una búsqueda de antecedentes es un método objetivo para determinar la patentabilidad de un invento.

26. Aunque una búsqueda de antecedentes llevada a cabo antes de iniciar la solicitud de una patente, debe ser bien realizada, existen muchas otras razones, además de las legales, para llevarla a cabo. También existen diferentes clases de búsquedas.

27. Los inventores deben utilizar las bases de datos sobre patentes de invención, como un elemento para fundamentar y justificar sus futuros planes comerciales. Se debe incluso establecer tempranamente las características únicas y diferenciales de su nuevo producto, que le permitirán convencer a futuros licenciatarios o compradores de su invento.

28. Sin embargo, los inventores deben saber que es necesario contar con la asistencia de un profesional en patentes de invención, habilidoso y con años de probada experiencia en la interpretación de documentos de patentes, para obtener un autorizado consejo sobre si conviene seguir o no un trámite de patentamiento. La evaluación técnica:

29. Credibilidad. Sobre todo un invento técnico necesita credibilidad técnica. Establecer esta credibilidad debería ser la meta primaria de una evaluación técnica.

30. La mayoría de los productos patentados no necesitan una evaluación técnica. Resulta generalmente evidente si un producto funciona o no. Pero en aquellos casos en los que hay dudas, el potencial licenciatario o inversor nunca se involucrará en el proyecto si primero no se asegura que el invento funciona del modo en que es presentado por el inventor.

31. La mejor forma de obtener una evaluación técnica independiente es la de requerir los servicios de un consultor especializado en el tema, o solicitar un informe a una compañía relacionada con la industria a la que está asociado el invento en cuestión. Evaluación de factibilidad comercial:

32. La evaluación de la factibilidad comercial de un nuevo producto, es lo que la mayoría de la gente tiene en mente cuando se le ofrecen consejos a un inventor en forma de una evaluación objetiva.

33. Un método muy usado por las compañías y los inversores, para decidir si van o no a invertir en un nuevo producto, es tratar de pensar en alguna razón para no hacerlo. Una vez que perciben lo que en su opinión es un "mata-acuerdos" (deal-killer), para el proyecto, lo eliminan y pasan a evaluar el próximo. Se deber tener presente que una vez que lo eliminan de su mente, es muy difícil recuperar su confianza y recomponer la situación.

34. Lo mejor que puede esperarse de una evaluación de la factibilidad comercial, es que sea independiente y basada en conocimientos específicos, pero así y todo no dejará de ser básicamente subjetiva cuando se pretenda predecir un éxito comercial.

35. Pero de todos modos, qué es el éxito comercial. La probabilidad "éxito", en estos casos, es generalmente definida como el juicio resumido de un evaluador, sobre la probabilidad que tiene un inventor de licenciar o comercializar con éxito un invento.

36. Pero qué significa realmente esa evaluación. Resulta bastante fácil pensar en ejemplos de productos que han sido lanzados al mercado, o licenciados, y que sin embargo no le han reportado ningún beneficio económico al inventor.

37. La mayoría de los inventores que logran obtener una evaluación favorable de supuestos expertos en la materia, esperan encontrar en dichas evaluaciones la confirmación temprana de su futuro éxito en el mercado. De este modo también esperan tener argumentos para convencer a futuros inversores o licenciatarios. Sería agradable que esto fuera realmente así, pero debemos aceptar que no lo es, nunca lo ha sido y probablemente nunca lo será. Los inventores no deberían caer en esta forma errónea de pensar.

38. La mayoría de las evaluaciones de factibilidad comercial aportan muy poco, a menos que sean elaboradas por personas o empresas que tengan en realidad la capacidad y la experiencia para comercializar un nuevo producto. En definitiva el mejor evaluador sigue siendo el propio mercado, y cualquier otra predicción sin base en la experiencia será potencialmente perjudicial.

InventChising

Investigación y Desarrollo a pedido y a medida.

Una atención profesional y personalizada para PyMEs, inventores y “tecno-emprendedores”.

Servicios:

  • Búsqueda de antecedentes.
  • Maquetas.
  • Prototipos funcionales.
  • Análisis de viabilidad técnica.
  • Planos constructivos.
  • Animaciones 3D.
  • Planes de Negocio.
  • Carpetas Técnico-Comerciales.
  • Soluciones técnicas patentables.
  • Búsqueda de inversores.
  • Estrategias de patentamiento.
  • Exposiciones internacionales de inventos.

Para más información, contactarse a través de:

Preguntas Frecuentes

¿Qué es la Propiedad Intelectual?

La Propiedad Intelectual se refiere a las creaciones de la mente: invenciones, obras literarias y artísticas, así como símbolos, nombres e imágenes utilizadas en el comercio. La Propiedad Intelectual se divide en dos categorías: a. La Propiedad industrial, que incluye invenciones y modelos industriales, circuitos integrados, marcas e indicaciones geográficas. b. El derecho de autor, que incluye obras literarias, como novelas, poemas y obras de teatro, películas, obras musicales, obras artísticas como dibujos, pinturas, fotografías y esculturas y diseños arquitectónicos.

¿En qué consisten los derechos de Propiedad Intelectual?

Los derechos de Propiedad Intelectual se asemejan a cualquier derecho de propiedad, permiten al creador o al titular de una patente, marca o derecho de autor, beneficiarse de su obra o inversión. Estos derechos figuran en el Artículo 27 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, donde se expone el derecho a beneficiarse de la protección de intereses morales y materiales resultantes de la paternidad (o autoría) de toda producción científica, literaria o artística.

¿Qué es un invento?

En términos generales, un invento es un nuevo producto, proceso, sistema o maquinaria que cumple con los siguientes requisitos: a. Novedad. (Es decir que no sea conocido anteriormente). b. Altura inventiva. (Es decir que no sea obvio, y que posea algún mérito creativo). c. Aplicación industrial. (Es decir, que pueda fabricarse y transformarse en un objeto de tráfico jurídico y comercial).

¿Qué es una patente?

Una patente es un derecho exclusivo concedido a una invención, que es el producto o proceso que se ofrece a una nueva manera de hacer algo, o una nueva solución técnica a un problema.

¿Quién concede las patentes

Las patentes son concedidas por una Oficina nacional de Patentes, o por una Oficina regional, que trabaja para varios países, como la Oficina Europea de Patentes (OEP).

¿Cómo actúa una patente?

Una patente proporciona protección para la invención del titular de la patente. La protección se concede durante un período limitado que suele ser de 20 años en la mayoría de los países. (Las patentes son territoriales, es decir que tienen vigencia en cada país en las que sean otorgadas).

¿Qué tipo de protección ofrece una patente?

La protección de una patente significa que la invención no puede ser fabricada, utilizada, distribuida o comercializada, sin el consentimiento del titular de la patente. El cumplimiento de los derechos de patente normalmente se hace respetar en los tribunales que, en la mayoría de los sistemas, tienen la potestad de sancionar las infracciones a la patente. Del mismo modo, un tribunal puede asimismo declarar no válida una patente si un tercero obtiene satisfacción en un litigio relacionado con la patente. En numerosos países, las teorías científicas, las ideas, los métodos matemáticos, las obtenciones vegetales o animales, los descubrimientos de sustancias naturales, los métodos comerciales o métodos para el tratamiento médico (en oposición a productos médicos), por lo general, no son patentables.

¿Cómo se concede una patente?

El primer paso para obtener una patente consiste en presentar una solicitud de patente. La solicitud de patente contiene, por lo general, el título de la invención, así como una indicación sobre su ámbito o área técnica; debe incluir además los antecedentes y una descripción de la invención, en un lenguaje claro y con los detalles suficientes para que una persona con conocimiento medio del ámbito en cuestión pueda utilizar o reproducir la invención. Estas descripciones están acompañadas, generalmente, por materiales visuales como dibujos, planos o diagramas que contribuyen a describir más adecuadamente la invención. La solicitud contiene asimismo varias "reivindicaciones", es decir, información que determina el alcance preciso de la protección que concede la patente.

¿Qué es una marca?

Una marca es un signo distintivo que indica que ciertos bienes o servicios han sido producidos o proporcionados por una persona o empresa determinada. El sistema ayuda a los consumidores a identificar y comprar un producto o servicio que, por su carácter y calidad, indicados por su marca única, se adecua a sus necesidades.

¿Cómo actúa una marca?

Una marca ofrece protección a su titular, garantizándole el derecho exclusivo a utilizarla para identificar bienes o servicios, o a autorizar a un tercero a utilizarla a cambio de un pago. El período de protección varía de país en país, pero por lo general puede alcanzar a diez años, con una renovación indefinida.

¿Qué tipo de marcas pueden registrarse?

Las posibilidades son prácticamente ilimitadas. Las marcas pueden consistir en una palabra o en una combinación de palabras, letras y cifras. Pueden consistir asimismo en dibujos, símbolos, rasgos en tres dimensiones como la forma y el embalaje de bienes, signos auditivos como la música o sonidos vocales, fragancias o colores utilizados como características distintivas.

¿Cómo se registra una marca?

Luego de una búsqueda de antecedentes, debe presentarse una solicitud de registro de una marca en la Oficina de Patentes y Marcas nacional o regional. La solicitud debe contener una reproducción clara del signo que se desea inscribir, incluyendo los colores, las formas o los rasgos tridimensionales. La solicitud debe contener asimismo una lista de los bienes o servicios a quienes se aplicará el signo. El signo debe satisfacer ciertas condiciones para poder ser protegido como marca registrada o cualquier otro tipo de marca. Debe ser inconfundible, de manera que los consumidores puedan identificarlo como atributo de un producto particular, así como distinguirlo de otras marcas que identifican a otros productos. No debe inducir a engaños a los consumidores, defraudarlos ni infringir la moralidad o el orden público.

¿Qué es el derecho de autor?

El derecho de autor es un término jurídico que describe los derechos concedidos a los creadores por sus obras literarias o artísticas. Dichas obras deben ser registradas en la Oficina de Derecho de Autor (o Propiedad Intelectual), de cada país, y poseen una vigencia de tres años, renovables indefinidamente durante la vida del autor, y 50 años después de su fallecimiento, para sus sucesores.

¿Qué abarca el derecho de autor?

El tipo de obras que abarca el derecho de autor incluye: obras literarias como novelas, poemas, obras de teatro, documentos de referencia, periódicos y programas informáticos; bases de datos; películas, composiciones musicales y coreografías; obras artísticas como pinturas, dibujos, fotografías y esculturas; obras arquitectónicas; publicidad, mapas y dibujos técnicos.

¿Qué derechos proporciona el derecho de autor?

Los creadores originales de las obras protegidas por el derecho de autor, y sus herederos, gozan ciertos derechos básicos. Poseen el derecho exclusivo a utilizar o autorizar a terceros la utilización de la obra de conformidad con términos convenidos de común acuerdo.

¿Qué es un modelo de utilidad?

Un modelo de utilidad es un producto (no procedimientos), que puede ser registrado en una Oficina de Patentes, si su funcionalidad está ligada a su forma, si posee una novedad relativa (local), y si posee aplicación industrial. Son ejemplos de un modelo de utilidad: Nuevas formas que mejoran la funcionalidad de una herramienta, o formas más útiles de piezas de máquinas. El período de protección suele ser menor al de una patente de invención, y alcanza en la mayoría de los países a 10 años.

¿Qué es un dibujo, modelo o diseño industrial?

Un dibujo, modelo o diseño industrial es un aspecto ornamental o estético de un artículo. El dibujo o modelo industrial puede consistir en rasgos bi o tridimensionales, como la forma o la superficie de un artículo, o como los diseños, las líneas o el color. Estas características deben ser originales y poseer novedad absoluta. Como ejemplos pueden citarse las formas de tapas, los muebles, los elementos de decoración, telas y revestimientos. El alcance de la protección suele ser de unos cinco años en la mayoría de los países.

La Busqueda de Antecedentes

Introducción

Cuando una Oficina de Patentes recibe una solicitud d patente de invención, sus examinadores llevan adelante una búsqueda exhaustiva. El principal objetivo de la referida búsqueda es la de determinar la novedad del invento y la falta de obviedad. Si otras patentes, o documentos relevantes, muestran lo contrario, entonces la Oficina de Patentes actuante no otorgará la patente solicitada. Por esta razón, todo inventor debería llevar adelante un búsqueda de antecedentes en materia de patentes de invención, lo más completa posible, antes de iniciar un trámite ante una Oficina de Patentes, o de invertir tiempo, esfuerzo y dinero en el desarrollo de su invento. El proceso de solicitud de una patente de invención es muy difícil, y consume gran cantidad de tiempo y dinero, por eso suele recomendarse lo que se denomina una “búsqueda preliminar” . (En inglés se designa: “PAS” = “Pre-Application Search” ). En dicha búsqueda preliminar, los inventores deberán buscar my detenidamente cualquier publicación previamente publicada sobre el área que involucra a su invento, tesis, folletos, revistas, libros, etc., e incluso patentes de invención ya concedidas en su país de origen y en el exterior. Toda información relevante preexistente, y que tenga directa o indirecta relación con el invento sobre el cual se buscan antecedentes, se denomina: “el arte previo”.

La búsqueda de la Novedad

En un principio, lo que llegará a ser un invento o no, es sólo una idea, y suele suceder que muchos detalles son ignorados o pasan desapercibidos para el inventor, como partes relevantes y decisivas para la protección legal de un invento. Una búsqueda de antecedentes basada en una idea vaga, sólo puede derivar en un cuadro de situación también vago en lo relacionado al “arte previo” . La búsqueda de un inventor independiente puede llevar adelante, nunca es tan exhaustiva como la que puede llevar a cabo un técnico experimentado en una Oficina de Patentes, sin embargo puede ayudar en la determinación temprana de algún antecedente. También puede ayudar en la obtención de información relevante sobare otras patentes relacionadas, en la misma categoría que su invento. El estudiar cómo alguien ha solicitado y obtenido una patente de invención, en le área que nos interesa, ayudará al inventor a focalizar correctamente a su propia solicitud de patente de invención. Finalmente, la “búsqueda preliminar” , proveerá información muy importante para la confección de las reivindicaciones, una de las partes más importantes en la presentación de una patente. Antes de comenzar una “búsqueda preliminar”, un inventor deberá decidir cómo la llevará adelante, personalmente, en la Oficina de Patentes, con su propio agente de patentes, o contratando los servicios de algún experto nacional o internacional, o banco de datos especializado. Existen empresas y agencias privadas que llevan adelante búsquedas muy profesionales y confiables, pero que suelen ser muy caras para los inventores independientes, ya que implican costos que pueden variar entre los U$ 1.500 y los U$ 10.000. También pueden consultarse algunos servicios por la Internet, que si bien son gratuitos y bastante rápidos, tienen el problema de que todavía no son realmente exhaustivos. Como un buen ejemplo puede consultarse: http://www.delphion.com http://www.uspto.gov http://es.espacenet.com Normalmente, una “búsqueda preliminar” suele ser bastante decepcionante, debido a la gran cantidad de referencias y antecedentes en el campo de la tecnología y de la ciencia, o a una mala formulación de la búsqueda, que al ser poco específica o vaga, puede llevar a relaciones muy amplias que compliquen la tarea del inventor. Dependiendo del resultado de la “búsqueda preliminar” , la próxima decisión del inventor es si se va a detener en el proceso de patentamiento, o va a seguir adelante con el mismo, y con le desarrollo de su invento. Si no se encuentra nada relevante en la “búsqueda preliminar” , la decisión es fácil, y sólo resta seguir adelante. Pero si aparecen antecedentes, la decisión realmente se torna muy difícil; esto depende de cada caso en particular, y de las circunstancias y características del inventor y del invento. Antes de llevar adelante una búsqueda de antecedentes, un inventor puede reducir su trabajo, y sus gastos, mediante un proceso de descarte y focalización específica en el área que realmente es importante en relación con su invento. El proceso de descarte debe incluir a las patentes de invención, a los modelos y diseños industriales, y a las áreas geográficas (países y mercados relevantes), y las industrias involucradas. Lo más importante es restringir la búsqueda al área técnica apropiada. Si una invención puede ser utilizada en diversos campos o áreas, entonces la Oficina de Patentes, en el caso de prosperar el trámite, la clasificará en varias clases. Es por eso muy importante estudiar a las patentes ya concedidas en las áreas más relevantes. Hacia fines de los años sesenta, del presente siglo, se creó un Sistema Internacional para la clasificación de todas las áreas y campos de la tecnología. Hoy en día, casi todos los documentos de patentes que circulan por el mundo, están clasificados de acuerdo a la Clasificación Internacional de Patentes (CIP) , más conocida por sus siglas en inglés: “IPC” (International Patent Classification) . Según esta clasificación, todo el campo tecnológico está dividido en ocho secciones principales, designadas con letras mayúsculas de la A a la H.

  • A: Necesidades corrientes de la vida.
  • B: Técnicas industriales diversas, y transporte.
  • C: Química y metalurgia.
  • D: Textiles y papel.
  • E: Construcciones fijas.
  • F: Mecánica, iluminación, calefacción, armamentos y voladura.
  • G: Física.
  • H: Electricidad.

Generalmente resulta bastante fácil encontrar en cual de estos grupos una invención debe ser clasificada, siempre y cuando el inventor tenga una idea ben clara y definida de su propio invento. Una vez que se haya encontrado el grupo específico de clasificación, un inventor debería buscar en el volúmen correspondiente a esa área, para precisar aún más su búsqueda. El documento completo de la CIP , ocupa 9 volúmenes, y resulta totalmente esencial leer detenidamente las partes más relevantes de la Guía de Procedimientos de la CIP (volúmen N°: 9), mucho antes de intentar localizar a los grupos y subgrupos que pueden involucrar a un invento. Luego, el inventor deberá concentrarse en los contenidos de la sección más relevante. Además deberá limitarse a una o dos subclases. Éstas están designadas con una letra mayúscula, seguida de un número de dos dígitos, y luego seguido por otra letra mayúscula. Ejemplo: F21S . Luego deberá buscarse el grupo apropiado con la subclase de interés, que según el ejemplo citado deberá ser: F21S 15/01 . Una vez que se haya localizado al grupo más apropiado, los inventores deberían consultar a los documentos de patentes clasificados bajo el referido grupo. Si se tiene acceso a los documentos completos, los inventores deberían proceder de la siguiente manera:

  • a. Tome nota del título.
  • b. Tome nota de la fecha, el nombre del inventor y el país.
  • c. Tome nota del número de la patente.
  • d. Si es posible, consiga una copia completa de las patentes de invención relevantes, para llevar a cabo un estudio detenido y profundo.

Lo más probable ea que uno se encuentre con documentos de patentes originados en los EE.UU, Alemania y/o Japón, los países industrializados que más patentes generan a nivel mundial. Esto aparecerá en forma de documento principal, o de “cita referencial”. En caso de que se encuentren documentos de interés, se debería consultar a los documentos citados como antecedentes (citas referenciales). Esos documentos podrían darnos pistas sobre otras patentes relacionadas y sugerir otros grupos y subgrupos de la CIP. En algunos documentos de patentes, se podrán encontrar reportes completos sobre el estado de la técnica u otras referencias. Esto es frecuente en solicitudes de patentes de la Unión Europea, y en solicitudes tramitadas según los procedimientos del PCT (Patent Cooperation Treaty = Tratado de Cooperación de Patentes) . Si la patente de interés estuviera en un idioma que Ud. desconoce, pero los dibujos revelan datos útilies y próximos a us invento, Ud. puede consultar el resumen que acompaña a los documentos de patentes (en inglés = “abstract”) , que normalmente están en inglés, alemán o francés. (Muy pocos en español). Esto se dá básicamente en las patentes bajo las regulaciones del PCT . Si pese a esta búsqueda de un idioma de su comprensión, Ud. no encuentra un camino o una respuesta adecuada, la alternativa es comunicarse con la Oficina de Patentes Europea en Viena (Austria), específicamente con el Departamento de Servicios Internacional de Documentos de Patentes (INPADOC = International Patent Documentation) , que mediante un programa de computación especializado buscará todos los documentos relacionados con su búsqueda, en todos los idiomas disponibles. Esta búsqueda de aproximación se denomina : “búsqueda de familia de patentes” . Mediante este procedimiento Ud. podrá obtener toda la información disponible, incluso correcciones y/o agregados realizados en el documeto principal. Finalmente debemos tener siempre presente que la primera obligación de un inventor, antes de iniciar un trámite de patente de invención, o de invertir tiempo, esfuerzo y dinero en el desarrollo de su invento, es la de llevar a cabo una prolija búsqueda de antecentes.

Mini-Blog

INVENTORES – Ginebra 2012

El joven inventor brasileño, Nadilton De Souza Monteiro, ganó una Medalla de Plata en la “40o Exposición internacional de inventos” (Geneva Inventions – 2012), por el desarrollo de un nuevo sistema de rodamientos hidráulico.

02.05.12

MEDALLAS OMPI 2011

Como todos los años, desde 1990, el 29 de septiembre, en ocasión de celebrarse el “Día del Inventor” (por iniciativa de la Escuela Argentina de Inventores, y del Foro Argentino de Inventores), se entregaron las Medallas de la OMPI, a los mejores inventores del año.

11.10.11

Día del Inventor

Este año el programa de actividades será como sigue:

Septiembre 17 14:00 hs. se llevará a cabo la XII Olimpíada Argentina de Inventiva en la cual chicos de 6 a
18 años inventarán soluciones para 3 problemas planteados en tiempo real.

Septiembre 21 9:00 hs. muestra de los inventos de los alumnos de la Escuela Del Sol culminando el
Proyecto Inventar 2011.

Octubre 1º 18:00 hs. celebrando la inventiva argentina se llevará a cabo la Exposición Anual de
Inventos de la Escuela Argentina De Inventores y la entrega de premios a cargo de: el
Jurado de la 12º Olimpíada Argentina de Inventiva, la Fundación Biro, al mejor inventor
joven del año, la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual) y el Premios
Carlos Iraldi a los jóvenes talentos inventivos del año.

 

22.09.11