¡Alerta Inventores!

Por: Eduardo R. Fernández.

La tarea de los inventores nunca fue fácil en ningún momento de la historia, más allá de momentos de esplendor y auge de inventores e industrias basadas en nuevas tecnologías, el desarrollo de nuevos inventos siempre ha sido difícil, riesgoso y muy caro.

En la actualidad la gran competencia de un mundo globalizado, y la complejidad de los desarrollos tecnológicos ponen a los inventores independientes, siempre limitados por los recursos financieros y el respaldo oficial, en serios y permanentes riegos de fracasar.

Pese a que los aspectos técnicos y financieros son muy importantes en la práctica profesional de la actividad inventiva, el punto más crítico y sensible es el aspecto legal, es decir el grado y alcance de nuestros derechos de propiedad sobre lo que hemos inventado. Estamos hablando de las patentes de invención, y protecciones similares como diseños, modelos, “trade secrets”, e incluso marcas.

Si un inventor no presta debida atención a los aspectos legales, es muy posible que aunque los aspectos técnicos y financieros de su invento sean promisorios, las posibilidades de licenciar o vender su patente, y las posibilidades de defenderse ante eventuales infractores de sus derechos, sean muy limitadas cuando no nulas.

Es aquí cuando el rol de los agentes de patentes juega un papel determinante, si bien muchos inventores fuertemente limitados por la escasez de dinero, deciden hacer los trámites de patentes por su propia cuanta, ese aparente ahorro en el patentamiento suele revelarse como un costoso error a la hora de intentar negociar o defender sus derechos.

Esto se debe simplemente a que raramente un inventor logra reunir a su talento inventivo con la pericia y la experiencia necesarias para confeccionar un documento de patente lo suficientemente sólido y confiable.

Un buen agente de patentes, responsable y eficiente, debería ser uno de los aliados estratégicos más importantes que un inventor pueda tener, pero también su ausencia o falta de idoneidad pueden preparar el camino para el fracaso futuro.

Como el mundo en que vivimos y la relaciones tanto personales como profesionales distan mucho de ser ideales, los inventores deben estar alertas ante agentes de patentes, agentes comerciales, inversores, empleados públicos, y los asesores más diversos, que puedan ser no sólo ineficientes y torpes sino además inescrupulosos o estafadores.

En todo el mundo ha habido, y aún los hay, casos en que dichas personas alientan falsas esperanzas en los inventores, alabando desmedida o sutilmente las supuestas bondades de un invento, con el fin de captar la confianza de un inventor y así poder vender sus servicios profesionales. Un inventor sin experiencia e ilusionado con el potencial de su invento es una persona muy vulnerable ante los inescrupulosos de las más variadas categorías.

Cuando un inventor decide contratar los servicios de un agente de patentes o de un agente comercial que se ofrezca a representarlo, debería llevar a cabo las siguientes medidas preventivas, y en ningún caso lamentará en el futuro haberlas realizado, ya que lo alertará tempranamente sobre el verdadero potencial de su invento y el real valor e idoneidad de sus agentes o representantes.

Lleve a cabo personalmente, una búsqueda de antecedentes sobre patentes lo más amplia y profunda que le sea posible. Consiga una lista de los agentes de patentes registrados en la Oficina de Patentes local. Trate de conseguir referencias sobre los 5 o 10 agentes más prestigiosos y con mayor experiencia. Visítelos y pida un presupuesto detallado sobre el trámite de patentamiento tanto en su país como en los países más importantes del mundo. Solicíteles folletos, antecedentes y referencias personales sobre su experiencia en la materia. Una vez que haya evaluado dichos presupuestos y antecedentes profesionales, ponga énfasis en asegurarse que no haya costos implícitos ocultos. Es muy frecuente que los presupuestos presentados suelan ser genéricos y aproximados con el fin de captarlo rápidamente como un cliente, y con el tiempo Ud. se encontrará con la sorpresa de costos imputados a traducciones, contestación de vistas, tasas, impuestos, etc, etc, que incrementarán sensiblemente el presupuesto original y que lo pondrán en serio riesgo de lesionar sus finanzas, o incluso decidir dar por abandonado los trámites ante la imposibilidad de seguir pagándolos. Si Ud. espera a ese momento para enterarse de los costos implícitos de un trámite de patentes, advertirá amargamente que ya es tarde. Una vez que haya decido a qué agente de patentes contratar sus servicios, entréguele toda la documentación que Ud. posea sobre su invento, tanto técnica o comercial, financiera, incluso los resultados de su búsqueda preliminar de antecedentes. Además solicítele que él mismo vuelva a realizar o encargue una búsqueda profesional de antecedentes, esto le evitará sorpresas desagradables que suelen ser muy comunes. Ud. debe confiar plenamente en su agente de patentes y debe planificar con él todos los pasos a seguir, evaluando cuidadosamente tanto los riesgos como las posibilidades futuras.

Si alguno de los agentes que Ud. visita se muestra renuente, ofendido o evasivo al responder a sus preguntas y solicitudes de información, no se preocupe, esa reacción será un muy buen indicio para saber a quien no elegir. Por el contrario, los agentes responsables y con una buena trayectoria no tendrán ningún inconveniente en brindarle toda la información que Ud. solicite.

Pero llegado el caso de que aún habiendo sido todo lo precavido que le fuera posible, Ud. se sintiera disconforme por la falta de profesionalismo, previsión y honestidad por parte del agente de patentes en quien Ud. ha confiado, siga los siguientes pasos:

  • Consulte a su abogado.
  • Consulte a su asociación de inventores.
  • Cambie de agente.
  • Denuncie las irregularidades antes la Asociación de Agentes de la Propiedad Industrial.
  • Denuncie las irregularidades ante la Oficina de Patentes.

Como todo en la vida, Ud. necesitará para tener éxito cuatro cosas:

1. Una buena reputación.

2. Una correcta visión de la realidad.

3. Capacidad para planificar y llevar a cabo sus proyectos.

Y sobre todo: 4. Suerte, es decir la dicha de contar con las tres condiciones previas.

Mini-Blog

INVENTORES – Ginebra 2012

El joven inventor brasileño, Nadilton De Souza Monteiro, ganó una Medalla de Plata en la “40o Exposición internacional de inventos” (Geneva Inventions – 2012), por el desarrollo de un nuevo sistema de rodamientos hidráulico.

02.05.12

MEDALLAS OMPI 2011

Como todos los años, desde 1990, el 29 de septiembre, en ocasión de celebrarse el “Día del Inventor” (por iniciativa de la Escuela Argentina de Inventores, y del Foro Argentino de Inventores), se entregaron las Medallas de la OMPI, a los mejores inventores del año.

11.10.11

Día del Inventor

Este año el programa de actividades será como sigue:

Septiembre 17 14:00 hs. se llevará a cabo la XII Olimpíada Argentina de Inventiva en la cual chicos de 6 a
18 años inventarán soluciones para 3 problemas planteados en tiempo real.

Septiembre 21 9:00 hs. muestra de los inventos de los alumnos de la Escuela Del Sol culminando el
Proyecto Inventar 2011.

Octubre 1º 18:00 hs. celebrando la inventiva argentina se llevará a cabo la Exposición Anual de
Inventos de la Escuela Argentina De Inventores y la entrega de premios a cargo de: el
Jurado de la 12º Olimpíada Argentina de Inventiva, la Fundación Biro, al mejor inventor
joven del año, la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual) y el Premios
Carlos Iraldi a los jóvenes talentos inventivos del año.

 

22.09.11